SAO: el gobierno nacional no reanudó la remediación de plomo y apeló la resolución judicial



Más de tres meses pasaron desde que Geamin y Taym abandonaron la obra de remediación en San Antonio Oeste, dejando tras de sí  pilas sin intervenir con escorias a cielo abierto;  volúmenes indeterminados de suelo contaminado en las que fueron intervenidas; parcelas urbanas inutilizadas por un tipo de remediación que nunca fue acordada o autorizada por sus propietarios, calles y veredas de la planta urbana con inadmisibles concentraciones de metales pesados.
Se había agotado el presupuesto, dijeron.

El 17 de abril la Jueza Filipuzzi hizo lugar a la medida cautelar peticionada por miembros de la Multisectorial, a la que adhirieron más de mil ciudadanos santantonienses, y ordenó al Estado Nacional  que “arbitre en forma urgente las medidas necesarias para remediar los sitios identificados como calles y veredas de las Manzanas 383 y 384 de San Antonio Oeste”.
El 3 de mayo la misma Jueza Filipuzzi resolvió en favor de otra medida cautelar que con un objetivo similiar fuera solicitada por la Defensoría Pública Oficial ante el Juzgado Federal.
Ambas medidas fueron apeladas por la Secretaría de Minería y remitidas para su resolución a la Cámara Federal en General Roca.
Lo actuado judicialmente, las gestiones, los viajes, las solicitudes y el tiempo invertido en  reuniones han arrojado hasta el presente un resultado exiguo: una nueva medición de las concentraciones de metales alrededor de las manzanas 383 y 384 – de necesidad discutible- es todo lo que se ha ejecutado. Más allá de las expresiones de deseo y algún camino recorrido para la obtención de financiamiento, nada en concreto puede ser comunicado a los vecinos.

La última semana el gobierno nacional produjo cambios ministeriales que incidieron en la Secretaría de Minería. No está claro cuáles serán las implicancias de la situación en el destino de la remediación en San Antonio Oeste.
Mientras tanto, los vecinos siguen expuestos al plomo y demás metales pesados presentes en las calles y veredas de La Fundición, y los patios que tanto costó limpiar se siguen recontaminando. Que se hayan dilapidado recursos públicos y esfuerzos privados no parece ser una preocupación. La salud pública, tampoco. (Fuente multisectorial de vecinos SAO)

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA

COMPARTIR
Artículo anteriorSerá distinguida la labor realizada por Osmar Moyano en pos de la comunicación social sanantoniense
Artículo siguienteSolicitaron más personal “Reforzaremos la prevención por los hechos que han ocurrido en los últimos días” dijo Aued