Se retiró Raúl Fernández, uno de los últimos «canillitas» de San Antonio Oeste

sao



Tras 25 años de recorrer cada mañana las calles de nuestra ciudad, casi a los 80 años, Raúl Fernández, puso fin a su trabajo de llevar el diario a comercios, oficinas, talleres, hogares y donde fuera.


Desde el cierre de los Ferrocarriles Argentinos donde se desempeñaba, al quedar en la calle, aceptó la oferta del distribuidor del diario “Río Negro” y montando “la tortuga”, su bicicleta y trajinando las calles atendiendo a sus clientes que terminaron siendo sus amigos.

“Raulito” comentó a Marítima FM que la mayoría de los vecinos de San Antonio Oeste lo conocen, desde la humildad y esfuerzo educó y les dio carreras profesionales a sus hijas y la vida no le mezquinó momentos amargos, pero con su dignidad y ejemplo de trabajo sostenido, siguió adelante hasta que su cuerpo le dijo “basta”.

Ayer fue su primer día de descanso y los vecinos, a los que nos atendió por décadas, lo vamos a extrañar y le deseamos la mayor de las felicidades.

“Cuando nos quedamos en la calle, no conseguía laburo, me quedé sin trabajo como muchos con el cierre del ferrocarril, casi 30 años estuve al servicio, igualmente me pude jubilar” comentó.

“No podía quedarme de brazos cruzados, así que acepté la labor de empezar a repartir el diario, siempre en la bicicleta, mi compañera desde los 14 años, ahora ya no puedo hacer fuerza, el domingo cuando anduve contra viento fue lo último, pero no dejo clientes, dejo amigos, los que hice durante los últimos 25 años, imagínate desde el 1996” relató Fernández.

“Cuando yo empecé, vino Linares a buscarme, porque conocía el pueblo, así que yo inicié este trabajo siendo grande, pero lo debí hacer para que mis hijas estudien y eso me fortalecía cada día, porque no debía bajar los brazos, así continué todos estos años hasta ahora, que ya me retiré” sostuvo.

Emocionado en medio de la entrevista Raulito señaló que tiene una bolsa de recuerdos que en la misma están las alegrías y las tristezas familiares “uno ha pasado todos los momentos, agradezco a la vida y a los amigos”.

Sería importante un justo reconocimiento por parte de la sociedad. Alguien que nunca bajó la guardia, poniéndole el hombro y desde su humildad, haciendo aún más grande la localidad sanantoniense.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorSAO: Rotary San Matías gestiona desde el año pasado un sitio para homenajear a personal de salud
Artículo siguienteRetoman la municipalización de Las Grutas y lo expresan en un manifiesto