Editorial: economía, salud y pandemia

dados


“Río Negro ha experimentado un aumento en el número de contagios por Coronavirus por encima de la media nacional y es la que muestra el mayor número de transmisión en las últimas semanas”.

Esto está plasmado en un informe del Centro de Estudios Patagonia, que publicó el pasado viernes en su web y señalo lo ya conocido, que dos de los conglomerados con mayor importancia económica de la provincia, el Alto Valle y Bariloche, se ven afectados con circulación comunitaria del COVID19, por lo cual mantienen medidas restrictivas, ya que la mayor parte de los contagios se da en encadenamientos de visitas familiares y vecinos, por transgresión de los términos de la cuarentena.

Ayer se reunían virtualmente los legisladores de JSRN, a ver como reaccionaban de su estancado accionar. Vienen demostrando flaqueza a la hora de defender su gobierno en estos tiempos que más se lo necesitan con los números estadísticos de contagios. Poco y nada de los legisladores “juntistas”.

El exabrupto de Roxana Fernández es el pensamiento que circula en varios de ellos. Evidencian una escasa estrategia política, como partido mayoritario en Río Negro.

Pero esta flojedad de la alianza gobernante, es porque en la vereda opuesta, no tienen mucha capacidad de afrontar. El Frente de Todos tiene sus problemas internos sin solucionar, para la tribuna “se amigan”, pero cada uno hace la suya.

La arremetida de María Emilia Soria, fue consensuada con su hermano, esta acometida se fue diluyendo cuando la gobernadora la visitó, comprendieron que no son tiempos de diatribas políticas, sino de encontrar el camino ante una situación compleja, de la que ambas son protagonistas. El gesto cayó bien a todos los sectores.

Lo de la intendenta roquense también es parte de la situación interna que vive su partido, como echar culpas a los otros, sin aportar soluciones.

Esta semana, el diario La Nación y otros de Capital Federal publicaron una encuesta de CB consultores, en la cual Arabela Carreras quedó 19na en el ranking de gobernadores, su imagen cayó del 53% al 44%. Mientras que, en la provincia, la consultora PAR del alto valle, al otro día distribuyó de manera inmediata, a varios medios provinciales, contrarrestado con otros datos, en la cual la Gobernadora tiene un 64% de aprobación con un alto apoyo en los sectores populares que rondan el 76%.

De todos modos, ambos datos comparativamente, dan una buena imagen de la mandataria provincial, “está dentro de lo esperado” indican desde el gobierno y seguramente esperan que estos números no se precipiten aún más, conociendo la complicación que tiene la provincia en dos frentes: economía y salud.

En el primer escenario, Río Negro tiene un stock de deuda de 35 mil millones de pesos. Contando con los intereses del Plan Castello. Crecerá con la solicitud a Nación, más la publicación de títulos posiblemente en agosto.

El problema se acrecienta con la baja recaudación durante el 2020 por la cuarentena obligatoria. La disminución de las regalías petroleras por la desvalorización del precio internacional del barril, el escaso nivel de actividad y la evolución creciente del gasto público.

En materia de salud, la imagen del ministro Zgaib es cada vez menor. La propia gobernadora sale a los hospitales y centro de salud a visitarlos y hablar con el personal. Esencialmente este contexto se dio por los contagios crecientes en la ciudad de origen de la misma mandataria donde ya empezó acentuar su presencia y también lo hará en Cipolletti y Roca.

La visita del ministro nacional Agustín Rossi fue un nuevo espaldarazo de Nación y además el anuncio del presidente que extenderá la IFE en la provincia fue un paliativo para Desarrollo Social. Mucho tiene que ver Alberto Weretilneck, quien cada vez suma más presencia en comisiones del senado, a contraposición de los oficialistas nacionales.

También sabe provincia que es muy complicada la realidad financiera en los municipios. San Antonio Oeste pagará sueldos y aguinaldos sin problemas. El municipio, por un esquema desde la primera gestión de Casadei, guarda siempre la recaudación del verano en una cuenta a parte, para solventar los salarios. Eso no cambió con los gobiernos posteriores.

Además, la municipalidad cuenta con plazos fijos en otros bancos, estos eran para “arreglar Las Grutas” previo a la temporada. El problema se suscitó con la pandemia, de la coparticipación de mayo recibió cero pesos, aunque ahora será lenitivo, percibirá casi el 50% del total, habrá un goteo en el mes en curso.

También cobrarán unos 10 millones del fondo de Nación y seguramente con la nueva rueda recaudatoria de tasas, obtienen más recursos.

Si el gobierno de Casadei se maneja bien, no tendrá sobresaltos, a pesar que tuvo que lidiar con varias circunstancias en contra (el gran incendio el 3 de enero, el inicio de la temporada y la cuarentena con asistencias sociales y emergencia sanitaria entre otras).

También esperan que se apruebe la ley provincial dónde no deberán indemnizar juicios desde la coparticipación. Eso será un recupero esencial, a pesar que los gremios estatales están sobre el 30% de esa percepción.

Por ahora, el entorno de la pandemia en nuestro ejido es favorable. Todos rezan para que siga así y que en cualquier momento el escenario, no se de vuelta como un cubilete.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorNobleza Obliga (agradecimiento)
Artículo siguienteMartín González “queremos una buena explicación”