Editorial: encrucijada

martin soria luis noale


Martín Soria hizo la autocrítica a su medida, siguiendo la retórica de una campaña ya agotada. Habló de los “dos oficialismos juntos” que lo derrotaron. Profesa, el intendente roquense, que para caer en las urnas debieron confluir Weretilneck y Macri. Soria aún cree en su propia Biblia, que Gog y Magog lucharon contra él.

Al otro día, en una jornada de realidad, se muestra con su hermana como candidata a intendente y él espera competir con Weretilneck mano a mano en las nacionales. Enfatiza en su entorno inmediato que lo derrotará en ese espacio de la grieta, para dar cuenta que si así lo hace, al final tenía razón.

Fue tan claro el triunfo oficialista en (casi) toda la provincia, sinceramente no hay forma de atenuarla, eso es lo que quiso hacer el presidente del peronismo rionegrino. Otra vez falló.

No eran tan hábiles a la hora de enfrentar al gobernador, cuya estrategia aún se habla en “las roscas” de la política provincial. Ahora, el peronismo, en su encrucijada, se debate francamente entre la derrota o más derrota.

JSRN tiene actualmente desafíos, de ganar en intendencias que cree son más débiles a la hora de las urnas. Consensuar con otros y aliarse con algunas, después del 7 de abril ¿quién le discutirá?.

Aquí en San Antonio el partido lo lidera Adrián Casadei, parado en el centro del ring, espera los contendientes de los tradicionales y los vecinales.

Por un lado, se agrupan por fuera para conseguir extrapartidarios que encabece la lista, se menciona de un presidente de junta vecinal y de un ex comisario, en fin, como ocurre cada cuatro años, algunos quieren confluir en un armado que sea opción para las comiciales de octubre.

Esquivel tiene su espacio y aún espera bendiciones de Roca. En mayo “Nueva Ciudad” tendrá autoridades y lanzará su consigna para las municipales. Lo ensayan en reuniones.

Cambiemos de San Antonio, sufre lo mismo que a nivel provincial, la salida de varios actores del radicalismo que rumbean hacia el oficialismo provincial, la UCR se desgrana, mientras que el PRO insistirá con Nicolás Carassale.

El peronismo sanantoniense está en un dilema. Se encuentran en la disyuntiva de posicionar un candidato/a, ya se habla de Fabrio Mirano, Jorge López, Marcela Dodero y Ayelén Spósito. Estos cuatro se anotarán para la carrera del 27 de octubre.

Luis Noale, quien es el presidente de la Unidad Básica, sabe que muchos (y fueron muchos) quienes trabajaron en contra de su candidatura. Así lo expresa el legislador electo en sus círculos más íntimos.

Adujo que conoce cada uno de aquellos, incluso habla de funcionarios del gobierno municipal, que no apoyaron como pretendían “la campaña éramos pocos, con algunos de Las Grutas” se quejó el actual secretario de gobierno.

En definitiva, Noale padeció lo mismo que Martín Soria, uno a nivel local y otro a nivel provincial, hubo justicialistas que no trabajaron a favor del FPV. Pichetto supo decir semanas después de su derrota en el 2015 que la traición política provino de dirigentes peronistas a la propia fuerza que los contiene.

Ahora el futuro parlamentario deberá tomar decisiones respecto al futuro del peronismo sanantoniense, está en sus manos saber conducir hacia las municipales. Hay nombres, tienen el piso electoral intacto.

Al igual que Soria, para Noale ahora el problema es interno, pues saben que al final de cada una de las municipales, el rival de la polarización, seguirá siendo el mismo. (Carlos Aguilar @caa174)

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorMensaje Pascual 2019 de los Obispos de la Región Patagonia-Comahue: “La mujer protagonista”
Artículo siguienteResultados del ciclismo: gran participación en el Desafío Las Grutas