Editorial: lo que hoy tenemos

sae



El Gobierno Nacional, salió con la recomendación de restricción horaria. Querían comenzar ahora, para ir acostumbrando a la población, porque en marzo, van a imponerlo indefectiblemente, cuando el rebrote de coronavirus tome otro impulso, con una nueva cepa y el arribo del clima frío. Esperan que la situación sanitaria no sobrepase los límites estructurales y humanos.

La vacuna, si bien es una realidad concreta inicial, es la gran esperanza, pero no a término medio, sino a largo plazo.

Las voces contrarias en la región atlántica rionegrina se sumaron para decirle no a esa restricción, porque esencialmente perjudica a un sector importante de la economía turística. La provincia mostró el pasado lunes números millonarios de recaudación en el fin de largo de año nuevo, dónde por ejemplo en Las Grutas, llegó al 87% de ocupación (de lo habilitado).

Con esto, el gobierno rionegrino evidenciaba en ese mensaje, que había una excelente reactivación económica, pero una semana después, los valores en aumento del Covid en el valle y la zona andina, incluso en la línea sur, encendió la alarma interna en el Ministerio de Salud.

Pedro Pesatti, intransigente y alineado a las decisiones de Nación, fue el más recalcitrante de los intendentes a la hora de cerrar a las 23 y dijo que todo Río Negro debe hacerlo. Los intendentes de las poblaciones turísticas se opusieron.

La gobernadora tomó nota y pidió reunirse con las instituciones intermedias, sabe que, si confrontaba con las cámaras, iba a suceder lo mismo que a mediados del año pasado cuando decretó la Fase Uno y en Cipolletti el intendente Di Tella debió soportar un escrache en su casa esa medianoche. 24 horas después, Arabela retrocedió con la medida y le costó incluso una baja en las encuestas.

Es por eso que ahora la gobernadora arrancó con diálogo, por ello este toque de queda será más laxo, al igual que otras provincias, esta medida pretende evitar el conglomerado de jóvenes en la nocturnidad, sin derrapar en quitarle acción a la economía.

Bariloche por ejemplo acudió a la ayuda de Gendarmería para evitar circulación nocturna, aunque en la ciudad lacustre cerraba a las 01 horas, a diferencia de Las Grutas que lo hacían a las 05,30 horas, pero aquí Prefectura no estaba presente.

Pero hasta el momento, nadie habló de lo más importante, los testeos masivos para obtener un mapa real de la situación y aislar los focos de contagios unificando criterios al respecto. Nunca se hizo en Río Negro.

Simplemente si se tiene síntomas se hisopa o se aísla al contacto estrecho, con esto no se sabe (nunca se supo) acabadamente como es la cabal situación con respecto al coronavirus en la provincia.

Ni siquiera los prometidos módulos hospitalarios aparecieron y hasta el momento la disposición sanitaria entre San Antonio, SAE y Las Grutas sigue siendo exactamente igual, con pocos refuerzos médicos y de enfermería.

Año político

Obviamente que, en un año político, comienza a vislumbrarse la necesidad de aparecer en distintas localidades, vimos al senador Doñate inaugurar una oficina (solo por dos meses) de atención al Pami en Las Grutas, algo que debería ser permanente, promesa desde el año 2014 que no cumple la obra social de los jubilados, con los más de 600 prestatarios que viven actualmente en la villa balnearia.

Doñate todavía no supera a Soria en las encuestas y busca territorialidad para conducir al partido. Aquí fue bien recibido y se les alinearon todos (diputada, legislador, concejales), saben que el senador es quien representa al kirchnerismo gobernante y que el oriundo del valle medio inició gestiones estructurales, por ello el justicialismo siempre mira hacia quienes puedan “arrimar agua para el molino”.

También desde el FDT “deben luchar” contra el declive de la imagen de Alberto Fernández en la provincia, algo que Wado de Pedro le advirtió al senador y por ello le garantizó apoyo en las gestiones que emprenda.

Esta caída trae aparejado con las preocupaciones principales del electorado: un 61% le preocupa cuestiones económicas como el crecimiento de la pobreza, la desocupación, la inflación, el dólar. El 49% le preocupa la salud y el COVID.

Los partidos deben encender sus motores para octubre (está muy cerca evitar las PASO) y deben encontrar los espacios electorales, la encuesta muestra lo que hoy tenemos: crisis social, sanitaria y económica.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorLas Grutas: “los Puntos Más Cultura fortalecen diferentes espacios del balneario” dijo Avalos
Artículo siguienteNoale cargó contra concejal López “sé que debe defender un presupuesto que es solo para pagar compromisos políticos”