Magia en la cava submarina de Las Grutas: “En una botella se incrustaron 120 especies”


El buzo Claudio Barbieri contó detalles de una experiencia milenaria que se convirtió en el primer caso en el país. Cuáles son los beneficios que genera en la calidad del vino, además de ser una propuesta original para los turistas.

Una idea original paseó con insistencia y durante mucho tiempo en la cabeza de Claudio Barbieri, experimentado buzo de Las Grutas. En realidad, la idea se basa en un proceso milenario. En el Mediterráneo se practicaba –y aún se hace- la experiencia de añejar vinos a diez metros de profundidad. Y Claudio, a cargo de la empresa de buceo Cota Cero, estuvo convencido que debían aplicarlo en la localidad rionegrina.

“Existe un efecto de aceleración del envejecimiento del vino en el agua de mar, a una profundidad determinada. Y lo que logras con una presión ambiente en tres años, con esta modalidad lo conseguís en uno”, explicó Claudio y contó que con el paso del tiempo su idea se mantuvo firme pero no aparecía la bodega que se interesara, hasta que un día sucedió. Y un mendocino que llegó a las Grutas para hacer buceo, en una charla casual, conoció la original intención. “Resultó que la persona era de una bodega, Tapiz, y quiso hacerlo de inmediato”, relató.

El primer paso fue diseñar los canastos para sumergir las botellas de vino en un material que sea adaptable al medio marino. El proyecto se presentó al Ministerio de Turismo de Río Negro y el trabajo se hizo en conjunto con la Escuela de Ciencias Marinas de la Universidad Nacional del Comahue.

Además, debieron cumplir con el estudio de impacto ambiental ya que se trata de una experiencia en el área natural protegida Bahía San Antonio.

inn

Se realizó el hundimiento y el 21 de junio se sacó el primer vino. Claudio contó que hace algunos días recibieron la evaluación de los catadores sobre el resultado del proceso. “Lo consideran de altísima calidad”, comentó e informó que están avanzando en el segundo embarque. La experiencia es única en Argentina y fue difundida en medios italianos y expuesta en una importante feria de vinos de Alemania.

Para los turistas es todo un atractivo. Zambullirse, extraer una botella y descorcharla en una embarcación se presenta como una alternativa original.

“En una botella se encontraron 120 especies incrustadas, la botella se transforma en un suvenir en sí mismo”, acotó Claudio y señaló que, por ejemplo, la Bodega Submarina del Mediterráneo tiene más de 4.000 botellas añejando en el mar con un muy buen resultado. “En este momento difícil que estamos viviendo, hay que buscarle la vuelta”, reflexionó.

Sobre la vuelta del turismo, Claudio reconoce que el panorama adolece de certezas. Opinó que, ante las diversas posturas, “nuestra obligación es estar preparado para abrir y sobre la fecha, tomar la decisión”. Dijo que se existe la intención de dejar ingresar a propietarios a Las Grutas es el 15 de septiembre. Y comenzar el 12 de octubre con las primeras experiencias de un turismo de cercanía. El tono que usa Claudio para decirlo es de mucha cautela. Consideró que es tan irresponsable decir “abro”, como afirmar “no abro”. “Es un día a día”, sintetizó. (Fuente El Cordillerano)

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorLa Gobernadora aceptó la renuncia de Fernández Eguía y propuso a Perez Estevan como reemplazo
Artículo siguienteHernández “el operativo comenzó muy bien y casi nula circulación”