Por la memoria de mi querido hijo Rodrigo Hredil… (carta de lectores)



Luego de un largo tiempo de silencio,  hoy,  el dolor desde lo más  profundo de mi corazón,  me genera la necesidad de poder expresarme y hacer memoria.

Recordar a mi hijo como lo que fue en su corta vida, un ser totalmente sensible, bondadoso, simpático y atento. Siempre pendiente de su familia  y de sus amigos. Nos dejó a todos un mensaje de amor. Fue un ser con mucha luz, en cada reunión su alegría y sentido del humor estaba presente.

Tu ausencia nos duele Rodri, día a día te extrañamos cada vez más.

Te buscamos  dos años y tres meses: difusión en redes sociales, en medios locales, provinciales y nacionales, folletería, panfletos, carteles con tu imagen, marchas de luz, viajes interminables recorriendo kilómetros y kilómetros a lo largo y ancho del nuestro país. 

Estuvimos ante el desamparo de un estado totalmente debilitado e impregnado de incapacidad, ineficacia, ineficiencia y falta de profesionalismo. Suplicábamos su ayuda pero poco recibíamos de él. Nos hicieron pagar un costo muy alto como familia, yo diría altísimo, y que nos sumaba más dolor al que teníamos  por no saber dónde estaba nuestro hijo.

A un  año de haber conocido la noticia más triste y desgarradora, mi vida  y la de toda mi familia cambió. Cada día que comienzo es un nuevo desafío para mí, es un sobrevivir aprendiendo a convivir con el dolor, ese dolor del alma y el corazón que es el más terrible que una mamá puede sentir. En mi interior hay una frase que me acompaña noche y día: “No me permitieron la posibilidad de poder ayudar a mi hijo”.

Por eso, pido “MEMORIA” a estas personas , y que no se olviden que desde su lugar también fueron responsables de la muerte de mi hijo, por un lado la Doctora  Doris Rosales y el psicólogo Rodrigo Carosanti del hospital de Las Grutas y por el otro el oficial Matías Martinez de la comisaría de Las Grutas.

Solo me queda agradecer el inmenso apoyo incondicional  brindado por toda mi comunidad  de Las Grutas,  San Antonio y el Puerto, desde que Rodrigo partió, contamos con la ayuda de tanta gente solidaria de todo un país que lo buscó. A todos ellos mil gracias desde lo más profundo de mi alma y mi corazón.

Celia Beatriz Araya –  D.N.I. 20124351


Todas las cartas de lectores, artículos y nota de opinión de terceros se plasman sin cortar, ni corregir. Las mismas son responsabilidad de quienes las firman y no reflejan la línea editorial de este medio digital.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA

COMPARTIR
Artículo anteriorTransporte Las Grutas y su aseguradora deberán pagar dos millones más intereses por un siniestro vial
Artículo siguienteFinalizó la instancia 2018: notable crecimiento del “Desafío Leer” en el ejido sanantoniense