PROBLEMAS ARTICULARES Y DIABETES.



Las enfermedades reumáticas son padecimientos que afectan principalmente a las articulaciones del cuerpo, tendones, ligamentos, músculos y huesos. Sus síntomas más relevantes son el dolor a nivel articular y muscular. La diabetes, por su parte, ocurre cuando el cuerpo no produce o no utiliza la insulina adecuadamente. Las enfermedades reumáticas no están directamente relacionadas con la diabetes; sin embargo, investigaciones han encontrado que el 52% de las personas con diabetes también tienen algún tipo de síntomas reumáticos.

La artritis no causa la diabetes ni la diabetes causa la artritis, sin embargo, la diabetes por sí sola puede provocar cambios musculoesqueléticos que conducen a síntomas como el dolor en las articulaciones, rigidez e inflamación; así como nódulos debajo de la piel, dedo gatillo, el síndrome del túnel carpiano, dolor de hombros y pies, etc.

La diabetes no forzosamente tiene que estar acompañada de dolores articulares, pero un estilo de vida sedentario y un sobrepeso pueden contribuir a empeorar los síntomas tanto de la artritis como de la diabetes. Estudios han demostrado que las personas diagnosticadas con diabetes tienen casi el doble de probabilidad de tener alguna enfermedad reumática.

La osteoartritis y diabetes.

Se ha demostrado que la osteoartritis es 2 o 3 veces más frecuente en pacientes con diabetes que en no diabéticos, esto se debe al daño del cartílago, porque está demostrado que el condrocito (célula principal del cartílago) es disfuncional, por lo que se observa en pacientes con osteoartritis y diabetes mellitus, mayor agresividad de la enfermedad que se manifiesta por más daño articular y por consiguiente mayor discapacidad. La diabetes tipo 2 y la Osteoartritis son condiciones comunes, por lo que es probable que las personas tengan ambos padecimientos por casualidad, sin embargo, se ha encontrado que comparten al menos dos factores de riesgo: el peso y la edad. Cuanta más edad se tenga, más se usan las articulaciones, lo que hace más probable sufrir la enfermedad reumática por un desgaste natural. También con la edad se tiene mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 debido a la inactividad, aumento de peso y la pérdida de masa muscular. La obesidad afecta a las articulaciones por el aumento de la presión que se ejerce en ellas. La diabetes, por su parte, está muy ligada al sobrepeso y la obesidad.

Los pacientes que tienen alguna enfermedad reumática y diabetes deben ser muy cuidadosos con los tratamientos que están utilizando, en especial si toman antiinflamatorios ya que tienen efectos en la función renal, y la diabetes suele implicar un daño renal. Además se ha demostrado que al tomar corticosteroides interfiere con el metabolismo de la glucosa.

Enfermedades musculo esqueléticas relacionadas con la diabetes.

  • Síndrome de la mano diabética (rigidez con limitación de movimientos de los dedos).
  • Dedos en gatillo.
  • Contractura de Dupuytren.
  • Capsulitis adhesiva del hombro. Muy frecuente, puede ocurrir hasta en un tercio de los pacientes diabéticos.
  • Hiperostosis esquelética difusa idiopática (afección de la columna). Hasta un 20% de los pacientes con esta condición pueden ser diabéticos.
  • Artritis séptica/osteomielitis. Estos pacientes son más propensos a las infecciones.
  • Síndrome del túnel del carpo. Ocurre en el 25% de los pacientes diabéticos.
  • Artropatía neuropática (pie de Charcot). En el 10% de los pacientes fundamentalmente con pobre control de su enfermedad.
  • Amiotrofia diabética.

La mejor prevención para los problemas reumáticos asociados con la diabetes es el control del peso y los niveles de azúcar con una nutrición apropiada y ejercicio diario. Los factores comunes que causan dolor articular en los diabéticos son la obesidad, el daño nervioso, los problemas de circulación y la atrofia muscular.

Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital A. Serra.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA

COMPARTIR
Artículo anteriorEl peronismo rionegrino mostró unidad, ratificó el FPV y criticó a Macri y Weretilneck
Artículo siguienteARGENTINA OLIGÁRQUICA Y FEUDAL (Carta de lectores)