Salud: cuidado de los yesos.

yeso


Como niño, tener un yeso o una férula en un brazo o una pierna fracturados puede ser divertido. Como adulto, es frustrante. Los yesos y las férulas son envolturas rígidas que se utilizan para ayudar a que un hueso roto se cure. Los yesos y las férulas alivian el dolor y también reducen la inflamación. Ayudan a curar manteniendo los extremos rotos juntos y lo más rectos posible. Los yesos y las férulas ayudan a evitar que la zona lesionada se mueva. Esto ayuda a que la lesión se cure más rápido sin complicaciones. La cantidad de tiempo que deberá usarse un yeso o la férula depende del tipo de lesión. Además, depende de la gravedad de la lesión. Si se mantiene un yeso en buen estado, puede permanecer durante varias semanas.

inn

Tipos de yesos.

Los yesos se hacen a medida para ajustarse a la extremidad lesionada y sostenerla. Existen dos tipos principales de yeso:

  • Yesos tradicionales. Los yesos tradicionales son más fáciles de moldear para algunos usos que los yesos de fibra de vidrio. Además, generalmente son menos costosos.
  • Yesos de fibra de vidrio. Estos yesos de plástico suelen ser más livianos y duraderos que los yesos tradicionales.

¿Se puede mojar un yeso?

Eso depende del tipo de yeso. En general, los yesos deben mantenerse secos. Un yeso húmedo puede provocar irritación o infección de la piel. Los yesos tradicionales y los yesos de fibra de vidrio no son impermeables. Evite nadar cuanto se tenga puesto un yeso. Un yeso puede hacer que pique la piel que se encuentra debajo. Para aliviar la picazón, se puede encender un secador de cabello en la opción de aire frío y apuntar debajo del yeso.

Señales de alarma para acudir al servicio de urgencias.

  • Si los dedos se hinchan de manera severa.
  • Tenemos un dolor importante.
  • Si notamos adormecimiento de los dedos, o no se los puede mover.
  • Notamos una molestia importante como una herida. Podría ser una úlcera por apoyo (o decúbito).
  • Si aprieta mucho.
  • Fiebre sin otro motivo aparente.

En estos casos el médico decidirá cuál es el procedimiento a seguir, si abrir el yeso, o sacarlo.

Las personas que durante un tiempo han llevado un yeso tienden a pensar que cuando se lo quiten será “una liberación”. Pero a menudo se encuentran con la desagradable sorpresa de que el dolor en la extremidad afectada es aún mayor. Puede doler más porque se han tenido las articulaciones en una única postura mantenida. Además, con una inmovilización, la musculatura se atrofia de manera rápida. Por eso, para recuperar la movilidad, puede ser necesario hacer rehabilitación durante un tiempo.

Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital, A. Serra.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorEgresos escolares en el ejido sanantoniense fueron acompañados por concejales
Artículo siguiente¿Resfrío o gripe de verano?