Concejales aprobaron el pedido que Las Grutas sea incluida como zona de desastre turístico y social

peatonal


La iniciativa de los ediles de Juntos Somos Río Negro, fue acompañada por el Frente de Todos. Los representantes del oficialismo presentaron un proyecto de comunicación solicitando al gobierno provincial y a la Legislatura de Río Negro, “que incorpore al Departamento San Antonio como zona de desastre económico y social afectada por la pandemia COVID-19 por 180 días”, en la Ley que así lo dispone para el Departamento Bariloche y Dina Huapi.

Solicitan que -al igual que lo fija la mencionada Ley aprobada ayer- “el poder ejecutivo provincial arbitre las medidas que considere pertinentes a fin de atender las demandas existentes, derivadas de la situación actual”. De incorporar a esta región, “los prestadores de esta zona atlántica podrán acceder a beneficios tributarios totales o parciales”.

inn

Los concejales de JSRN, señalaron que “nuestra región ha sufrido las mismas consecuencias de la pandemia, desde el punto de vista económico, que en el sector cordillerano”. Indican que “la actividad económica se vio afectada desde Semana Santa y abarcara todo el periodo de avistaje de fauna marina y buceo, con hotelería, restaurantes y comercios con nula actividad”.

Para basar el pedido, los ediles destacan que “se debe tener en cuenta que Las Grutas es el segundo centro turístico más importante de la provincia de Rio Negro y aproximadamente el 80 % del personal de la construcción, se encuentra desocupado”.

En este contexto, también la oposición manifestó que el legislador Luis Noale presentó en la legislatura un proyecto de ley para que Las Grutas y Playas Doradas integren la misma norma que le cabe actualmente a la zona cordillerana.

Asimismo, el Emprotur envió notas dirigidas a la gobernadora Carreras y al presidente de la Legislatura Palmieri, para que incluyan al destino grutense como zona de desastre económico por la pandemia.

Entre los fundamentos para esta solicitud los referentes del sector alegan que las pérdidas económicas fueron millonarias en Semana Santa, y que la temporada de avistaje embarcado de ballenas y otros mamíferos marinos que suele arrancar en agosto se verá afectada.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorA 115 años del Éxodo desde Saco Viejo: una gesta sanantoniense que no debemos olvidar
Artículo siguienteFormularán cargos al detenido por el violento asalto en Las Grutas