Editorial: acontecimiento




El hecho que el ejido sanantoniense tenga su defensor del pueblo municipal es un hito histórico. Son nueve los candidatos para un solo lugar y es importante quien surja ya que recaerá sobre sus hombros la defensa de los derechos de los ciudadanos; además tendrá la facultad de defender los derechos colectivos.

El nombramiento de un ombudsman es un acontecimiento y tendrá una implicancia no solo de atender los reclamos de las personas de manera individual, sino de grupos determinados de ciudadanos con intereses comunes puede acudir y encontrar una intermediación ante el Ejecutivo y, en caso de no encontrar respuesta, la Defensoría los podrá representar ante el legislativo comunal y el Poder Judicial.

Podremos citar varios casos que han ocurrido en los últimos meses que podrían ingresar al ámbito futuro de una oficina de defensa popular: la protesta de los desechos de langostinos, los desechos cloacales, los basurales, los olores que  provenían de la decantación de líquidos de la pesca, entre otras movidas que los pueblos lograron a fuerza de empuje y manifestaciones ponerlo en agenda, además de colocar en evidencia la falta de políticas y falta de iniciativa de los políticos.

Otra de las cuestiones determinantes es que el o la defensor/a del pueblo podrá ser la voz de sectores vulnerables o en grupos minoritarios de la sociedad que requieren una visualización y representación ante las autoridades. Asimismo algo muy importante, el defensor/a tiene la responsabilidad de controlar a la administración pública en sus actos y omisiones, a esto podemos sumarle una serie incesante de temas actuales y pasados y deberá saber que va a enfrentar a actores de la política que no les gusta para nada el control.

El próximo 5 de octubre será el inicio de una decisión que deberá tomar posteriormente el Concejo Deliberante, las opciones estarán ante la sociedad y el rol que cumplirán esperemos estén a la altura de la investidura que poseerá quien sea elegido.

“Sos vos también…”

El gobierno provincial tuvo al menos dos frentes contrarios la zona sanantoniense esta semana, uno es el paro de la pesca, donde probablemente el principio de acuerdo llega hasta el 2019 y se firme este lunes. El conflicto pesquero lamentablemente perduró varias semanas.

El otro es el prometido hospital grutense donde la empresa que debía iniciar los trabajos centrales dejó pasar el tiempo suficiente para no iniciar la obra, incluso podría perderse nuevamente.

La UOCRA salió a las calles y seguramente los vecinos de la villa balnearia acompañarán la próxima medida. Se los escuchó a los gremialistas no solo dirigir su descontento al ministro de obras Carlos Valeri, sino al intendente Luis Ojeda “sos vos también el que debe pedir por nosotros” se escuchó de palabras de Eduardo Cayunao en el hall del palacio municipal, recriminándole que no se hizo presente con ellos a la hora de protestar por el parate del hospital. Entiéndase que Ojeda se había puesto al frente de la protesta pesquera y entabló un cruce con el funcionario provincial Jorge Bridi, incluso amagó con sacar una ordenanza limitante al ingreso de buques al muelle.

La UOCRA esperaba un acto similar respecto a la obra del hospital, porque adujeron en plena manifestación en el lugar “este terreno es del municipio y podrían al menos hacer una declaración al respecto”.

En esta ida y vueltas, la ciudadanía y los obreros de la construcción terminan siendo el hilo más delgado del sainete entre empresarios y funcionarios, fotos de acuerdos que no se cumplen.

Carlos Aguilar @caa174

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorEn SAO pidieron por Santiago Maldonado a dos meses de su desaparición
Artículo siguienteQuitan el plomo contaminante de la zona de los barrios de San Antonio Oeste