Editorial: la oposición se agita

sae
La diputada Matzen, en Guardia Mitre, con el intendente Zingoni, acompañada por la legisladora Mas y Ana Marks, ambas del PJ.



¿Podría ir el radicalismo separado del PRO en las próximas elecciones nacionales en Río Negro?, es una incógnita.

El sector de la diputada Nacional Lorena Matzen, actual presidenta de la UCR, habría decidido que el intendente de Fernández Oro, Mariano Lavin, podría conducirla desde el espacio que ella hoy representa. Mientras que el sector “Alfonsinista” presentará al ex intendente de Valcheta Yamil Direne.

De todos modos, la UCR quiere mantener la banca, mientras que Juan Martín quiere ser el candidato por la alianza.

Las bases de San Antonio o Las Grutas no han recibido nada, ningún mensaje de parte de la centralidad, al menos es lo que señalan algunos de sus afiliados.

Existen hasta tres posturas en el ejido sanantoniense, más o menos parecido a lo que sucede en el territorio provincial, los que sí quieren continuar con la alianza Cambiemos, los que se arrimarían al sector de Direne que es cercano a JSRN y los que no quieren ni uno, ni lo otro.

Estos últimos pretenden un radicalismo “independiente” sin alianzas ni aproximaciones.

Pero está la cuarta vía, quienes piden que haya alianza tripartita entre JSRN, la UCR y el PRO para las contiendas de octubre. Es el más difícil de concretar.

Por ejemplo, a muchos radicales no le cayó bien que Matzen tenga un vínculo continuo “de promoción” institucional con el senador Martín Doñate, aunque ella habla de “una ventana al diálogo” para que Nación envíe recursos a los ocho municipios radicales.

El radicalismo es aliancista por antonomasia, lo dice su historia, aunque renieguen de algunas de esas coaliciones, como la fue de Hortensio Quijano “el antipersonalista” radical que fue vicepresidente de Perón o bien Julio Cobos, el senador radical mendocino fue vicepresidente de CFK, entre otros tantos ejemplos.

En Río Negro muchos radicales están afiliados o bien enfilados en JSRN y varios municipios se asociaron con el oficialismo gobernante, como lo fue en San Antonio Oeste y Las Grutas, hay concejales y representantes en puestos del gobierno provincial que son netamente de la UCR.

Pero no solo ésta oposición se agita, algo sorpresivamente sucedió en el peronismo rionegrino esta semana. Es sabido que Alberto Fernández, subyugado por Cristina, no reniega del espacio nuevo que arma su Ministro de Educación Nicolás Trotta, se denomina “En Común” (un raro concepto) pero con “bombos y platillos” anunció la incorporación a esa corriente justicialista, al diputado nacional Martín Soria. “En Común” es prácticamente un “kirchnerismo sin CFK” (¿neo-vandorismo?).

El ala dura del kirchnerismo es “la Cámpora” y Martín Doñate es su representante en la provincia, esa alineación la permitió sin tener territorio, ser diputado nacional y ahora senador y futuro candidato a gobernador.

Soria, al sumarse plantea dentro del Frente de Todos, esa contrariedad interna que tanto le apasiona y lo heredó de su padre, justamente este 1 de enero se cumplieron 9 años de su muerte.

Carlos Soria ¿hubiera hecho lo mismo? seguramente sí, pero no lo hubiera hecho callado y sin asistir a la conformación que se realizó en Buenos Aires. “El gringo” lo hacía notar por todos los medios y “plantar bandera”.

Ahora el “albertismo” y el “cristinismo” tendrán sus alternativas, la pregunta es ¿a dónde apuntarán los peronistas sanantonieses? con cual de los “Martín” se alinearán.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorSe cumplen hoy 12 años del homicidio de Silvia Manzanares, un crimen que jamás se resolvió
Artículo siguienteLista de especies marinas amenazadas también se encuentran en el Golfo San Matías