Editorial: responsabilidades

acceso


La política no puede tener armonía. Por más situación de emergencia sanitaria existente, a pesar que tengan un virus como enemigo común, la ideología siempre es más fuerte. Como ocurrió continuamente a lo largo de la historia.

Las contrariedades suceden a nivel nacional, la oposición a Alberto Fernández nunca dejó la grieta atrás o viceversa.

A nivel provincial, Martín Soria continuó con sus acometidas, luego sumó al resto del arco justicialista, hoy todos los opositores son críticos de la gestión de salud de la gobernadora Carreras, un mes después, cuando la curva de contagio crece, algo que era indefectible.

Obviamente, ese contexto llegó a San Antonio Oeste. La conformidad que más o menos existía, se rompió el día viernes definitivamente, cuando la acusación penal contra Omar ElHossen llegó a la justicia, de manos del ejecutivo.

La denuncia estipula que el revisor de cuentas, es protagonista junto a un familiar, de intento de violación al cerco impuesto por el municipio en el acceso, sitio que impide el ingreso a toda persona que no cumple con los requisitos legales.

Más allá de lo sucedido, este episodio hizo mover el avispero político, ahora llegará una ofensiva legal, probablemente denunciarán a la municipalidad por abandono de persona, como también podrían denunciar al delegado grutense por los audios.

El peronismo, en un fuerte comunicado endilgó no solo “caza de brujas” desde el gobierno de Casadei hacia ellos, sino que, además, indican insinuantemente sobre el “famoso” cheque de 124 mil pesos, que el integrante del TCM estaba por pedir informes y también concejales querían solicitar explicaciones sobre los audios de Carassale, consideran ambos escenarios contrarios a la actual gestión, y que esta acción contra ElHossen, era una maniobra para revestir esas irregularidades.

Casadei no se amilanó, dijo que pone a disposición cada ejercicio de su gobierno y redobló la apuesta, mencionó que iniciará una serie de investigaciones de los gobiernos predecesores y procederá a comunicar, cada uno de las anomalías que encontraron desde que asumieron.

Esta especie de “desojar margaritas” por algunas semanas, era porque a todos los encontró con un advenimiento inaudito como la cuarentena. Nunca fue una convivencia cadenciosa entre el FDT y JSRN con sus aliados.

Estas polémicas llegan en un momento donde la situación socio-económica está entrando en un punto crítico. Los estados, provincial y municipal, deberán hacer enormes esfuerzos para pagar salarios y la ayuda social no alcanza a todos, con más de treinta días de aislamiento, hace que muchos tengan necesidades más extremas.

También la cuarentena repercute en la inseguridad, Las Grutas es la cabal muestra de lo que sucede, con la falta de material rodante para la policía y la carestía en personal. Ante la cantidad de delitos, los vecinos hicieron tronar las cacerolas, pero no solo por esto, sino también por la falta de acción de la justicia o la lentitud de la fiscalía.

En menos de cuatro días, tras la reunión del intendente con jefes policiales, como también llamados a Viedma, después del “ruidazo” apareció el COER, los allanamientos y las formulaciones de cargo.

En materia de seguridad, hay que ser más incisivo en estos tiempos que son difíciles para todos, la gente necesita sentirse resguardada.

En líneas generales, los límites de la cuarentena son solo reparo al ciudadano ante la pandemia. Los otros límites se corren de igual manera.

Observamos que las discusiones políticas, rivalidades, grieta y pases de facturas, eso nada cambió.

Sepan que el virus no discrimina, si son de uno u otro bando. Si el contexto sanitario actual cambia en la zona, en todo caso, la responsabilidad será compartida.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorSposito: “Hay fallas humanas y estratégicas dentro de Salud que tienen que cambiar”
Artículo siguienteLa actividad de la Terminal Pesquera Artesanal no se detiene