Gota


¿QUÉ ES LA GOTA? 
La gota es un tipo de artritis que provoca episodios repentinos y severos de dolor, sensibilidad, enrojecimiento, calor e hinchazón de las articulaciones. Generalmente afecta a una articulación a la vez, sin embargo, la gota puede volverse crónica y afectar a varias articulaciones. La articulación que se afecta con mayor frecuencia es la articulación grande del dedo gordo del pie, aunque, comúnmente también puede afectar el tobillo y la rodilla. El dolor y la hinchazón de la gota son ocasionados por: el incremento del nivel de ácido úrico en la sangre y la formación de cristales de ácido úrico en las articulaciones. 
Estos cristales de ácido úrico provocan una hinchazón o inflamación dolorosa de la articulación. El ácido úrico es una sustancia que normalmente se forma cuando el cuerpo descompone productos de desecho llamados purinas. El ácido úrico habitualmente se disuelve en la sangre y atraviesa los riñones hacia la orina. En las personas con gota, el nivel de ácido úrico en la sangre se eleva. 
La gota habitualmente se presenta en tres etapas: 
1. dolor repentino e hinchazón de las articulaciones que generalmente desaparece después de 5 a 10 días. 
2. luego sobreviene un período sin síntomas de ningún tipo, seguido por nuevos ataques súbitos de gota. 
3. pasados algunos años, si no se efectúa ningún tratamiento, puede aparecer una hinchazón persistente, rigidez y un dolor de leve a moderado en una o más articulaciones, mismas que podrían presentar incapacidad permanente debido a su destrucción Además, los cristales de ácido úrico pueden acumularse en depósitos grandes debajo de la piel denominados tofos. 
Episodios agudos 
Los episodios de gota habitualmente se desarrollan muy rápidamente. El primer ataque suele sobrevenir durante la noche. Puede que usted se vaya a dormir sintiéndose bien y se despierte en medio de la noche con un dolor intenso en las articulaciones. 
Durante el episodio puede notar: 
• un dolor repentino y severo e hinchazón en las articulaciones. 
• la piel de un color rojo brillante o morado alrededor de la articulación. 
• sensibilidad intensa en la zona de la articulación. 
Los episodios de gota pueden durar una semana o menos y desaparecer completamente. Si esta afección no se controla con medicación, los episodios podrían sobrevenir más a menudo y ser más prolongados. La repetición de episodios puede dañar las articulaciones afectadas, ocasionando rigidez y limitando su movimiento. 
Un episodio de gota puede desencadenarse por: 
• un traumatismo de la articulación; 
• el consumo excesivo de bebidas alcohólicas; 
• una cirugía o por una enfermedad repentina y severa; 
• tomar determinados medicamentos diuréticos para tratar la hipertensión, la hinchazón en las piernas (edema) o la insuficiencia cardíaca; 
• tomar el medicamento llamado ciclosporina; 
• iniciar un tratamiento para disminuir el ácido úrico; 
• las dietas agresivas; 
• la quimioterapia; y 
• el consumir alimentos con alto contenido de purinas. 
¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LA GOTA? 
Las personas con gota tienen altos niveles de ácido úrico en la sangre, a lo que se denomina hiperuricemia. Sin embargo, muchas personas con hiperuricemia no tienen gota. 
La hiperuricemia puede originarse debido a la incapacidad de los riñones de deshacerse del ácido úrico lo suficientemente rápido o porque el organismo produce demasiado. De igual forma, el uso de determinados medicamentos diuréticos puede generar hiperuricemia. Los diuréticos se utilizan para eliminar el exceso de fluidos del organismo y para bajar la hipertensión. Sin embargo todos los diuréticos, así como otros medicamentos, pueden disminuir la capacidad de los riñones para eliminar el ácido úrico, lo que puede elevar los niveles de éste en la sangre. 
Algunas características heredadas y otros factores, tales como la dieta, el peso y el consumo de alcohol, incluyendo el alto consumo de cerveza, también pueden desempeñar papeles importantes en la hiperuricemia y la gota. 
TRATAMIENTO 
El tratamiento de la gota incluirá el tomar medicamentos y restricciones dietéticas. Los 
objetivos del tratamiento son: 
• aliviar el dolor, 
• acortar el tiempo de duración de la inflamación en los episodios agudos, 
• prevenir futuros episodios y 
• evitar el daño a las articulaciones. 
Medicamentos 
El tratamiento debe ser individualizado y es probable que deba modificarse de vez en cuando. Las personas que tienen hiperuricemia, pero no presentan otros problemas, generalmente no necesitan tomar medicamentos. 
Los medicamentos se utilizan para ayudar a aliviar el dolor y la hinchazón durante los episodios agudos; prevenir o tratar los tofos e impedir la formación de cálculos renales de ácido úrico. Es importante que usted entienda por qué está tomando el fármaco, los posibles efectos secundarios y qué debe hacer si tiene algún problema. 
La cantidad de medicina que tome dependerá de sus síntomas y de los resultados de los exámenes de laboratorio. Podría necesitar un solo medicamento, o bien, podría requerir una combinación de medicinas. 
CONTENIDO DE PURINA EN LOS ALIMENTOS 
Podría serle útil saber cuáles alimentos tienen los niveles más altos de purina. Limitar el consumo de estos productos puede ayudarle a controlar los episodios agudos de gota. 
GRUPO A 
La conforman alimentos con una concentración alta de purina tienen alrededor de 150 a 1000 miligramos de purina por cada 100 gramos. Su doctor podría recomendarle que no coma estos alimentos. 
• El hígado 
• El pan dulce 
• Los sesos 
• El pescado/ huevos 
• La cerveza 
• Las sardinas 
• Los caldillos de carne 
• Los jugos de carnes 
• Los mejillones 
• El vino 
• Las anchoas 
• El corazón 
• Los riñones 
• El arenque 
GRUPO B 
Abarca alimentos con una cantidad moderada de purina, de entre 50 a 150 miligramos por cada 100 gramos. El doctor podría recomendarle que no coma más de una porción diaria de cualquiera de estos alimentos. 
• Las carnes 
• Los chícharos (guisantes, arvejas) 
• La coliflor 
• Las lentejas 
• La levadura 
• Los frijoles 
• Los espárragos 
• Los hongos 
• La espinaca 
• Los cereales integrales 
• La carne de aves (por ejemplo, pollo o pato) 
• El pescado (excepto por los mencionados anteriormente) 
• Los mariscos 
GRUPO C 
Alimentos con muy poca concentración de purinas. No necesita limitar sus cantidades. 
• Las verduras (excepto las mencionadas anteriormente) 
• Las frutas 
• Los sazonadores y los condimentos, incluyendo la sal y el vinagre 
• Los cereales refinados y productos de cereales 
• Los aceites y las grasas (en moderación) 
• El azúcar y los dulces (en moderación) 
• Las sopas claras de vegetales 
• Los frutos secos 
Actividad física y control del peso 
El controlar su peso, o perderlo si tuviera sobrepeso, puede hacer que los efectos perjudiciales de la artritis, incluyendo la gota, disminuyan. El peso adicional que tenga aumenta el estrés en las caderas, rodillas, espalda baja y pies. La presión adicional puede ocasionar más daño o dolor articular. Si usted tiene sobrepeso, adelgazar, aunque no sea mucho, podría serle muy útil. Por ejemplo, por cada libra o medio kilo de peso que pierda, disminuirá hasta 4 libras o casi 2 kilos de presión en las rodillas. El comer bien y el mantenerse en movimiento puede ayudarlo a conservar un buen peso o a alcanzar su meta de adelgazamiento. Si usted desea bajar de peso, pídale consejos a su equipo de cuidados médicos sobre programas que le ayudarán a lograrlo, incluyendo programas de actividad física. 
No importa cuánto pese, todas las personas con artritis deben mantenerse activas. Existen varias maneras de moverse. Además de sus actividades cotidianas, intente mantenerse activo por 30 minutos al día, la mayoría de los días de la semana. El caminar, el ciclismo o el tomar una clase de ejercicios, pueden ayudarle y ser suaves para sus articulaciones. 
Ante cualquier duda consulte con su médico

Hospital Las Grutas.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


COMPARTIR
Artículo anteriorUno de los sobrevivientes de la tragedia aérea de los Andes ofrecerá una charla en Las Grutas
Artículo siguiente¡Un desafío de Amor!