Editorial: golpe a la ilusión


Todos miraban a junio como fecha límite. Los grupos municipalizadores, esperaban en ese mes, el fallo propicio del Superior Tribunal de Justicia, por todos los antecedentes favorables en diferentes veredictos, que ocurrieron en el último año y que esperanzaban a todos los que querían la segregación de la villa balnearia. No ocurrió así.

Los vocales Barotto, Piccinini y Apcarian decidieron declarar inconstitucional la Ley 5084 “Créase el municipio de Las Grutas”, esencialmente centraron su resoluciones en la falta de los dos tercios de los votos necesarios.

La Jueza Piccinini además criticó a la Fiscalía de Estado “No se comparte la argumentación efectuada por la Fiscalía de Estado y que, en síntesis, sostiene que la mayoría parlamentaria en análisis solo opera en caso de adoptarse decisiones legislativas relativas a la conformación de circuitos o circunscripciones electorales”.

Inmediatamente, a 24 horas de esto, el mismo fiscal de estado Julián Fernández Eguía señaló que no podrían ir a una queja en la Corte  Suprema de Justicia asegurando que el máximo tribunal no interviene en asuntos municipales.

Así es, el órgano federal siempre, históricamente, apoyó las autonomías municipales, tal el famoso caso “Municipio de San Luis” que siempre se menciona. Rodríguez Saa pensaba dividirlo en cuatro y el máximo tribunal nacional lo rechazó.

La Fiscalía de Estado sabe que los medios extraordinarios se dan solamente para ciertos cuestionamientos o vicios de la sentencia, no se refieren jamás a cuestiones de hecho, salvo el supuesto de arbitrariedad jurídica, si lo actuado por el Superior Tribunal rionegrino es factible en su hecho, el recurso extraordinario federal, generalmente es preponderantemente negativo. Esto quiere decir que los municipalizadores deberán llevar un error en la sentencia de inconstitucionalidad, si desean apelar al máximo tribunal de Nación.

De atrás para adelante

Piccinini señala en el fallo “para elucidar qué significa modificar la división administrativa y política, basta con remitir al art. 227 de la Carta Magna”.

Esto quiere decir que para escindirse la Legislatura rionegrina primeramente debe determinar los límites colindantes de los ejidos, para que posteriormente se llame a referéndum, para crear el municipio.

En su momento, antes de llevarlo al recinto, algunos legisladores y el propio Pedro Pesatti en una entrevista a este medio hace dos años, señaló que había que cambiar algunos puntos de la ley, entre ellos iniciarla con “Segréguese” y no “Créase”, como también solicitar que se convoque a la comisión de límites y no fijarlos directamente en la ley.

Gemignani quiso avanzar igual y por ello, según secretos a voces, no fue con acuerdo de ministros y terminó ese día 4 de diciembre de 2015,  con el culebrón legislativo que derivó en el fallo contrario de los jueces. En pocas palabras Piccinini expone que se inició el camino por el final y no por el principio.

Por su parte Barotto apuntó a los legisladores y a la procuradora que acompañó la municipalización  “No pueden caber dudas ni yerros interpretativos en cuanto a que la mayoría legislativa que impone el artículo 139 inciso 16 de la Constitución actual debe ser respetada cada vez que se pretenda dividir el territorio provincial a los fines de estatuir allí un municipio… se consideró que correspondía intervenir a la Corte en lo atinente al proceso de formación y sanción de las leyes, cuando ha mediado una manifiesta inobservancia de los requisitos mínimos e indispensables para la creación de la ley” clarito.

Asimismo el STJ definió que lo actuado por la municipalidad en materia de prueba con respecto a la distancia entre un poblado y otro es menor a diez kilómetros, dando la razón al actual intendente Luis Ojeda y al Perito Agrimensor Eduardo Cantrachof .

Es hora de sanar diferencias

Subjetivamente mi opinión es que la municipalización quedó sepultada. Gemignani asumirá en pocas semanas como legisladora y se encontrará que su ley terminó en fojas cero. Podrá insistir el próximo año, pero deberá pasar otra vez por varias comisiones legislativas. Deberá convencer, luego de este fallo, a casi todos, incluso al propio gobernador. Muy difícil.

La sentencia fue un golpe a la ilusión a muchos que querían autonomía en este año.

Decía razonablemente en una nota esta semana el periodista Julio ramón Alcalde “El tema, al menos desde mi criterio, ahora pasa en “qué hacemos” ¿cómo superamos este desencuentro?; ¿cómo tendemos los puentes para una real integración con aquellos que por distintas razones no quieren ser más nuestros convecinos?” mencionaba desde la óptica de sanantoniense e integrador.

Ojeda tiene una ardua labor, las encuestas en Las Grutas mide muy bajo, esto quiere decir que los vecinos rechazan aún su gestión y deberá iniciar el camino de la reconciliación con muchos sectores que le son adversos y que por medios radiales hasta casi insultan a los actuales y ex gobernantes.

Con premura, es hora de acciones. El resto quedará para el análisis. Ya consumado el proceso con una sentencia judicial, solo quedará para algunos desazón, lágrimas, hasta menciones de injusticia y otras palabras que abundarán en reuniones, conglomeraciones y mesas de café contra políticos y las políticas, sus alcances y sus ramificaciones hacia todos lados. Asimismo algunos se aventurarán en perseverar.

Decía John Quincy Adams “el gobierno, la justicia y el parlamento son ramas de un mismo tronco, cuando deberían ser cada uno, un árbol diferente”.

Carlos Aguilar @caa174

 

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


COMPARTIR
Artículo anterior¡Un desafío de Amor! 
Artículo siguienteBasura y alimañas: vecinos piden quiten los escombros de una casa demolida