Un censo positivo: aumentó la población de ballenas en el Golfo San Matías

foto


Relevamientos aéreos realizados entre 2007 y 2016 por científicos provinciales les permitió determinar que la presencia de ballenas en el golfo San Matías experimentó un crecimiento de su población estimado en un 13 por ciento en ese lapso de tiempo.

El dato, que surge de un informe de la doctora en biología marina de la UBA, Marina Magdalena Arías, becaria del Conicet que se desempeña en la Escuela de Ciencias Marinas y el CIMAS de San Antonio Oeste, resulta alentador para la actividad turística, ya que el producto avistaje de fauna marina y la presencia de la ballena Franca Austral pone en valor y potencia el recurso turístico en el golfo San Matías durante el invierno.

Un sobrevuelo realizado días atrás sobre toda la zona costera del golfo, hasta 1,5 km aguas adentro, permitó observar la presencia de 53 individuos en un área que abarca desde Puerto Lobos hasta la desembocadura del río Negro, dato que, según la doctora Arias, “resulta optimista y permite estimar el aumento en la cantidad de ballenas que ingresan hasta el fondo del Golfo”.

Las investigaciones de los científicos rionegrinos apuntan a observar la tendencia poblacional de los ejemplares, también a determinar si se mueven solitarios o en grupos y estudiar su distribución y sus cambios de ubicación, para luego volcar esa información en una base de datos que con el correr de los años y las investigaciones podrá ofrecer las estimaciones de crecimiento de la población y los cambios experimentados con el paso del tiempo.

Para el reciente relevamiento aéreo se utilizó un avión monotor piloteado por Pedro Domínguez, y participaron el biólogo Nicolás Sueyro, del Laboratorio de Mamíferos Marinos –LAMAMA- de Puerto Madryn; la licenciada en Turismo Guadalupe Sarti, y la doctora en biología Magdalena Arias de la Escuela de Ciencias Marinas de San Antonio Oeste y el CIMAS.

Según detalló la Doctora Arias, el contínuo aumento de ballenas franca austral dentro del golfo puede analizarse desde una perspectiva más regional, “observando también qué es lo que está sucediendo con las ballenas en la Península de Valdés y el golfo Nuevo donde todo sugiere que la carga del hábitat está saturada y por ese motivo muchos individuos se ven en la necesidad de emigrar e ingresar al golfo San Matías”.

¿En qué se relacionan “foto-identificación” y “conservación”?

Gracias al trabajo colaborativo y sostenido en el tiempo de Ocean Alliance y el Instituto de Conservación de Ballenas, se ha podido conformar un catálogo con más de 3.500 individuos de esta población, algunos ejemplares desde hace casi cinco décadas.

Al estudiar las historias de vida de individuos conocidos, pueden determinar la edad de las ballenas y la familia a la que pertenecen al identificarlas en el año de su nacimiento. También permite conocer los períodos entre pariciones de las hembras, monitorear cambios en la distribución de las ballenas en las costas de la península y evaluar el estado general de la población mediante el análisis de heridas y cicatrices.

Una primera prueba de relevamiento con drones

Habiendo finalizado el relevamiento de foto identificación tradicional desde un avión, el próximo objetivo es incorporar la tecnología de vehículos aéreos no tripulados o “drones” para este estudio. 

En el próximo día de buen clima, usarán un drone para incrementar la calidad de las imágenes obtenidas, incorporar más ballenatos al catálogo para aumentar la cantidad de animales identificados en su año de nacimiento, y mejorar otras estimaciones de la dinámica poblacional. Además, esta tecnología elimina el riesgo para las personas que realizan los vuelos tripulados en avión. (Imagen Instituto de Conservación de Ballenas)

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorEn un año, el Programa “Comé Pescado” vendió casi 50 toneladas de productos del Golfo San Matías
Artículo siguientePuerto del Este: legislatura rionegrina aprobó proteger la zona de la playa de “Las Conchillas”