Condenan a la municipalidad a de San Antonio pagar un juicio civil por la muerte de un adolescente

lucas


El juez Leandro Javier Oyola hizo lugar parcialmente a la demanda de daños y perjuicios a la madre de un joven que falleció producto del choque de un camión recolector de basura cuando el mismo en calle Balcarce se desplazaba marcha atrás.

La justicia estableció que el conductor del camión y el municipio (con garantía de Horizonte Compañía Argentina de Seguros Generales) paguen la suma de $945.844,60 y por Daño Moral la suma de $ 1.109.520, totalizando $2.055.364.-

La demanda de daños y perjuicios, tras los hechos acaecidos el 27 de julio del 2014, donde el adolescente recibió gravísimas lesiones hasta que fue trasladado al Hospital de SAO y posteriormente al Hospital Artémides Zatti donde se produce su deceso indica el magistrado que según las pericias establecidas se le atribuye la responsabilidad al conductor del camión recolector toda vez que realizó una maniobra antirreglamentaria sin mantener control sobre el rodado, todo lo cual resulta ser el factor determinante y exclusivo de la causa del evento mortal.

Asimismo, responsabiliza a la Municipalidad de San Antonio Oeste por la ausencia de luces, sensores o alarmas en el camión que alerten sobre la maniobra de retroceso, entendiendo de este modo que se encuentra configurada la falta de servicio.

En este sentido el fallo estipula que el conductor apartándose de lo establecido en la ley, de forma imprudente y antirreglamentaria, aumentó el riesgo que permiten las normas vigentes, en materia de circulación de automóviles y como consecuencia de su imprudencia al volante, el riesgo que admitió en su declaración indagatoria se concretó en el propio actuar imprudente, que conforme lo manifiesta el perito accidentológico, quien en mejor posición se encontraba para evitar el siniestro era el conductor del camión recolector, aún considerando el accionar imprevisto del menor cuando cruzaba la calle Falkner.

Menciona el juez que si el conductor hubiese cumplido con lo que las normas, la experiencia y el más elemental sentido común exigían, los riesgos inherentes a la circulación de automóviles, se hubiera mantenido dentro de los límites permitidos, indispensables para favorecer la interacción social, el evento verificado podría haber sido evitado. 

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorTerminal de ómnibus para San Antonio: tienen el lugar pero no el dinero para edificarla
Artículo siguienteConcluyeron las actividades por la Semana del Medio ambiente con la Celebración del Año Nuevo Mapuche