Editorial: momentos complejos de gestión




Cuántas veces hemos escrito de los cambios en el gabinete de Luis Ojeda. Esta es una más. El primero en pegar el portazo esta semana fue contador Eduardo Young, se fue por diferencias con algunos de sus pares y porque no hubo transformaciones en el proceder de la política municipal, logró hacer un ordenamiento contable. Young no tiene manejo político, por ello cayó en trivialidades con otros funcionarios, muchos no le dirigían la palabra al secretario de hacienda, tampoco estos agiornaron el gasto a los nuevos tiempos que corren. La municipalidad superó los 400 empleados, como también las tercerizaciones de obras y las horas extras no disminuyen.

La dimisión de Michelli se dio porque ya era insostenible su situación, no le habían pedido la renuncia, como sí se la solicitaron a Mónica Arburúa. El ahora ex secretario de servicios públicos decidió que habían vilipendiado bastante su imagen desde todos los sectores, dio un paso al costado y evita que el Tribunal de Cuentas inicie juicio de cuentas de responsabilidad. Tampoco los revisores del FPV tenían intención de hacerlo, probablemente por obediencia partidaria.

Michelli, acusado de incrementar la deuda municipal, debió irse, esperó a cumplir los diez años en el ejercicio. En su lugar llegará Gabriel Soria, quien había ocupado el mismo cargo durante casi ocho años en la gestión de Iud. Este último lo había despedido por la “causa de la chatarra”. Soria solo recibió una multa, nunca una acusación penal, siquiera avanzó la investigación denunciada en la justicia por un empleado municipal. Su regreso sorprendió al arco político.

El ingreso de María Marta Migone es para darle otra funcionalidad a prensa municipal, algo que no estaba definido como un área por fuera de la secretaria personal de Ojeda en la figura de Natalia Pecot quien llevaba adelante las dos funciones, por ello era necesario un ordenamiento.

Aún no se sabe el reemplazante que ocupará la secretaría de hacienda, tampoco está definida la situación de Nicolás Murgiondo, el abogado a cargo de Inspección de Comercio. Posiblemente sea imputado en la causa de la muerte de Nico Gutierre, entre los tres probables que la justicia inicialmente formulará cargos.

Además esta semana será la sesión legislativa comunal dónde votarán por la interpelación al intendente municipal. Una parte del oficialismo quiere impugnarla porque el reglamento interno del Concejo Deliberante no establece que sea el mandatario comunal, sino los secretarios. No así el artículo 59, inciso 12 de la Carta Orgánica habla de interpelar autoridades electas, pero el mismo párrafo expresa “del modo establezca la reglamentación”. Justamente este inciso no fue reglamentado, esto lo sostuvo Ojeda durante la mañana del viernes en una charla radial antes de la asunción de los nuevos funcionarios, posteriormente planteó en conferencia de prensa que se va a presentar y que sí quiere estar en el interrogatorio. Hay que seguir los pasos de esta situación, seguramente habrá novedades, incluso hasta podríamos encontrar alguna sorpresa en el mismo seno del Concejo Deliberante, ya que los rumores son constantes y a toda hora.

Este procedimiento que probablemente vea la luz en la primera semana de mayo, tendrá varios cruces políticos, ya comenzaron los primeros chispazos entre el ejecutivo y la oposición. Habrá más.

La foto

Ojeda junto a Noale y Masch partieron a Villa Regina el viernes por la tarde.  Estuvieron con Martín Soria y obtuvieron la foto preciada en estos momentos complejos de gestión. El roquense aún sigue liderando las intenciones de los votantes según las últimas encuestas. Incluso el PJ a nivel provincial, como partido está primero.

Escucharon de palabras del actual líder del PJ rionegrino que se pueden habilitar unidades básicas en los barrios a partir de los 150 afiliados, además analizan que estos locales podrían presentar listas siempre y cuando Martín Soria encabece las nóminas.

“A mi juego me llamaron” dijo Luis Esquivel que podría presentar una lista de peronistas con el intendente de Roca a la cabeza. El presidente del Concejo Deliberante, en las antípodas del gobierno municipal comienza a vislumbrar una oportunidad que no la tenía en cuenta, tampoco lo echaron del partido como pretendían hace un tiempo atrás desde el oficialismo gobernante.

El peronismo sanantoniense roto en pedazos se encamina al 2019, como sostuve, la división está dada y es innegable.

Esto favorecerá quizás a quienes sean los contendientes. Seguramente tendremos entre cinco y seis postulantes a la intendencia. Mientras tanto Luis Ojeda busca recomponer el gobierno de cara a los 600 días que le faltan para finalizar su mandato en un panorama para nada plausible.

Carlos Aguilar @caa174

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorBiología Marina, una carrera de diez
Artículo siguienteMaría Emilia Soria sobre la remediación en SAO «vamos a llevar el reclamo al Congreso»