Exitosa campaña en el Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre de los CENS 112 y 2 de SAO

dia


En el Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre, alumnos del CEM N°112 y del CENS N°2 llevaron adelante una exitosa campaña.

Este sábado 9 de noviembre, en el Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre las dos instituciones el CEM N°112 y el CENS N°2 de la comunidad educativa acompañados por el equipo de hemoterapia San Antonio Oeste, llevaron adelante una exitosa campaña con 30 unidades recolectadas. Y se sumaron donantes nuevos.

Con la coordinación y cooperación del profesor Rodrigo Castillo, los directivos Julián Villasuso, Carolina Acura y los últimos años de cada curso, se pudo concretar el proyecto que inició la semana pasada con charlas de concientización sobre las donaciones de sangre, superando la llegada a más de 100 personas, por eso el éxito de la campaña. El principal propósito fue la importancia de la donación voluntaria y habitual de sangre.

inn

El 9 de noviembre de 1914 El doctor Luis Agote (1868-1954), médico e investigador argentino creador de la técnica de transfusión de sangre mediante citrato de sodio -de fundamental importancia terapéutica, ya que evita la coagulación de la sangre- realizó la primera transfusión con este método en el hospital Rawson de la ciudad de Buenos Aires. La ley Nº25.936 del 8/9/2004 dispone la celebración de este día en el aniversario de aquel evento, invitando a incorporarlo en el calendario escolar como una jornada de reflexión sobre el tema. El propósito es promover la donación de sangre como práctica habitual, voluntaria, solidaria y anónima, y fomentar estilos de vida saludables entre los donantes habituales, condiciones esenciales para garantizar sangre segura. Se trata de incrementar el número de donaciones motivando a quienes ya las han realizado a convertirse en donantes regulares y concienciando a toda la población acerca de los beneficios que se obtienen con este acto altruista de “regalar vida”.

En el marco de este día los alumnos prepararon en el ingreso con alimentos y desayunos energéticos – saludables, las aulas y el pasillo de espera. El souvenir que se le entregaba a cada donante era una maceta con semillas, listas para germinar.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorEditorial: leer las urnas
Artículo siguienteA sala llena el grupo teatral “Bancate la pelusa” se presentó en Las Grutas