Fracturas de los dedos del pie ¿Qué hacer?



Cada dedo está conformado por 2 o 3 huesos llamados falanges. Estos huesos son pequeños y frágiles. Se pueden romper después de golpearse el dedo (“fractura del veraneante”) o dejar caer algo pesado sobre este. Los dedos fracturados son una lesión común. La fractura casi siempre se trata sin cirugía y se puede atender en la casa. Las lesiones graves incluyen:

  • fracturas que causan la torsión del dedo del pie.
  • fracturas que causan una herida abierta.
  • Lesiones que comprometen el dedo gordo del pie (hallux).

Si tiene una lesión como las descriptas, debe buscar ayuda médica. Las lesiones que comprometen el primer dedo pueden necesitar un yeso, férula o una cirugía para curar correctamente.

¿Cómo sospecho una fractura?

Los síntomas de una fractura del dedo del pie incluyen: dolor, hinchazón, hematomas que pueden durar hasta 2 semanas y rigidez. Si el dedo del pie está torcido después de la lesión, el hueso puede estar fuera de su lugar y puede necesitar que se corrija para que cure apropiadamente. Esto puede hacerse con o sin cirugía. La mayoría de los dedos fracturados curan por sí solos con el cuidado apropiado. La curación completa puede tardar de 4 a 6 semanas. El dolor y la inflamación desaparecerán en pocos días o algunas semanas. Si se aplasto la punta del dedo con un objeto pesado, la zona bajo la uña puede presentar un hematoma. Este desaparecerá con el tiempo a medida que la uña crezca.

¿Cómo alivio los síntomas?

Para cuidar de su lesión puede hacer lo siguiente:

  • Envuelva con cinta el dedo del pie lesionado junto con el dedo que está al lado. Esto ayuda a mantener el dedo estable. Coloque una “bolita” pequeña de algodón entre los dedos para evitar que la piel se humedezca demasiado. Cambie diariamente el algodón.
  • Usar un zapato regular puede ser doloroso. En este caso, el médico puede indicarle un zapato de suela rígida. Este protegerá el dedo del pie y dejará espacio para la hinchazón. Una vez que esta haya bajado, use un zapato de suela rígida para proteger el dedo.

Coloque hielo en el dedo del pie por 20 minutos cada hora durante las primeras 24 horas. Tome analgésicos si es necesario. Aumente lentamente la distancia que camina cada día. Puede retornar a su actividad normal una vez que haya bajado la inflamación y pueda usar un zapato común.

Y nunca olvide utilizar un buen calzado que le brinde protección según la actividad que realice.

Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital A. Serra.

 

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorEligen hoy a la nueva Reina Nacional del Golfo Azul
Artículo siguienteOjeda nombró dos nuevos funcionarios en el ejecutivo municipal