LESIONES EN EL RUGBY


 EL Rugby exige el funcionamiento y la resistencia del fútbol combinado con el contacto y la lucha. Tiene un gran potencial de lesiones por uso excesivo, como la tendinitis y bursitis. Sin embargo, las lesiones más comunes son las traumáticas sufridas durante las colisiones con otros jugadores y / o en el suelo.

¿Qué tipo de lesiones son más comunes en el rugby?

Debido a que en el rugby se corre mucho, la tendinitis en la rodilla y las bursitis son las lesiones por uso excesivo más comúnmente vistas. Aunque éstas normalmente no se consideran lesiones “graves”, pueden afectar negativamente el rendimiento o pueden conducir a condiciones más complicadas si no se abordan adecuadamente.

Debido a que es un deporte de colisión, las lesiones traumáticas se producen con gran frecuencia en el rugby. Pueden incluir huesos fracturados, dedos y codos dislocados o luxados, cortes, esguinces de ligamentos y tendones  y contusiones musculares. Las fracturas faciales, especialmente de la nariz, son bastante frecuentes. Al igual que en otros deportes que implican velocidad y contacto, las conmociones cerebrales pueden ocurrir y ocurren mucho en el rugby. Cada jugador con una sospecha de conmoción cerebral debe ser retirado de la práctica o juego y convenientemente evaluado por un profesional.

A nivel mundial, el “scrum” está señalado como la jugada más riesgosa. En la Argentina presenta una peligrosidad adicional principalmente por la gran proporción de derrumbes que registra. En los últimos 51 años, según registros de la Fundación Unión Argentina de Rugby (FUAR), el rugby argentino sumó 35 jugadores con lesiones graves: 18 se lastimaron durante un scrum. La mayoría quedó cuadripléjico y en silla de ruedas. Cuando el scrum se derrumba, el jugador cae al piso con la cabeza doblada y, posiblemente, con jugadores encima. Los impactos perpendiculares en la columna cervical conllevan mayor riesgo de lesión que los no perpendiculares. La mayoría de los accidentados sufren daños irreparables en la médula espinal que los obliga a usar una silla de ruedas para toda la vida.

Un estudio médico para prevenir accidentes.

En 2009, luego de que dos jugadores se lesionaran de gravedad, la Unión Argentina de Rugby incorporó un análisis obligatorio que mide el ancho del canal medular. Se trata del índice de Torg y Pavlov, un cociente que mide el ancho del canal medular en relación al cuerpo vertebral. Si ese canal fuera estrecho, la persona no puede jugar al rugby. La razón es sencilla: el riesgo de sufrir lesiones cervicales en ese deporte es alto.

Consejos para prevenir accidentes.

  • Estar correctamente entrenado física y psicológicamente.
  • Tener un buen descanso para facilitar mejores reflejos dentro de la cancha.
  • Desarrollar correctamente las áreas específicas del cuerpo para cada puesto.
  • Usar la indumentaria correcta para cada partido y los elementos de seguridad apropiados (protector bucal, vendas para evitar lesiones en los tobillos, tapones y calzado adecuados para diferentes terrenos etc.).
  • Previo al partido realizar un buen calentamiento.
  • No realizar cambios en puestos no compatibles.
  • Insistir en la enseñanza de las reglas del juego.
  • Los jugadores de ambos equipos deben ser ejemplos de la filosofía del Fair Play (juego limpio).

Entrenar bien, descansar antes del partido y recuperarse correctamente de las lesiones ayuda a mejorar el rendimiento individual.

Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital A. Serra.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


COMPARTIR
Artículo anteriorPrefectura Naval Argentina llama a concurso de Profesionales
Artículo siguienteEn SAO pidieron por Santiago Maldonado a dos meses de su desaparición