Tumores óseos en la infancia



¿Qué son los tumores óseos malignos? Los tumores óseos primarios malignos son bultos o masas compuestas de células que tienen su origen en los huesos y crecen de manera anómala y descontrolada. En los huesos también puede haber metástasis, es decir, masas celulares que provienen de tumores primarios de otra localización. Los tumores óseos malignos son poco frecuentes, en torno al 5-6 % de los tumores en niños. Existen principalmente dos tumores óseos malignos en la infancia: el osteosarcoma y el sarcoma de Ewing.Los tumores benignos que con mayor frecuencia se ven en la infancia, son los quistes óseos simples, los osteocondromas, los condromas, el osteoma osteoide, los quistes aneurismáticos y con menor frecuencia el fibroma condromixoide.
Los tumores óseos pueden aparecer a cualquier edad pero cada tipo histológico tiene una franja de edad de presentación característica.
¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas más frecuentes son dolor y aumento de tamaño de la zona afectada (se nota un bulto). El dolor suele ser intermitente y no muy intenso. A veces se diagnostica tras una fractura del hueso afectado, por estar este más débil. Los pacientes con sarcoma de Ewing avanzado pueden presentar también fiebre y afectación del estado general.
¿Cómo se diagnostican?
El diagnóstico, como siempre, comienza con la historia clínica y la exploración de la zona que duele o que tiene un bulto. A la vista de los resultados, el especialista solicitará radiografías y posteriormente otras pruebas de imagen tales como la tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética. Además, es necesario realizar una biopsia para confirmar el tipo de tumor, analizando una pequeña muestra del tejido tumoral.
¿Cómo se tratan?
Dependiendo del tipo de tumor, maligno, benigno, agresivo o no agresivo, se plantean posibilidades quirúrgicas, combinada en ocasiones con terapias adyuvantes, quimioterapia, radioterapia, etc. Es importante el seguimiento de estos pacientes por el riesgo de recaídas y por los efectos secundarios del tratamiento a largo plazo.
¿Cómo se pueden prevenir?
No se puede prevenir la aparición de tumores óseos en la infancia. No se conocen los factores que pueden favorecer su aparición ni se han visto asociados a otras enfermedades.
Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital A. Serra.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


COMPARTIR
Artículo anteriorHospital de Las Grutas brindará una charla abierta sobre “Hábitos saludables en niños”
Artículo siguienteDerechos del consumidor