Vecinos del sur de Las Grutas piden que se cumpla la ley de no ingresar con vehículos a las playas y dunas

sae



Lo que empezó como una preocupación de pocos vecinos, poco a poco fue sumando más personas interesadas en el cuidado del ambiente. Se trata de aproximadamente diez kilómetros de costa en el sur de Las Grutas, playas que en estos últimos años han dejado de estar desoladas y el inconveniente, una vez más, es el accionar del ser humano. El pedido concreto es que se haga cumplir la ley que prohíbe el ingreso con vehículos, cuatriciclos o motos a las playas pero además, la navegación a motor.

Se trata de un área natural protegida provincial donde está incluida Las Grutas. Hay un Plan de Manejo realizado hace muchos años, trabajo para el cual articularon técnicos y profesionales y una de las restricciones es el ingreso de vehículos a la playa. Lo preocupante es que pocos respetan esta norma pese a la cartelería informativa con la que se pueden encontrar al llegar a la zona.

Ley Nº 2.669

La ley fue sancionada el 29 de julio de 1993 y promulgada por decreto el 26 de agosto del mismo año y en su artículo uno cita las normas que regirán en el ámbito continental marítimo y aéreo de la provincia de Río Negro.

Se trata de territorios naturales o seminaturales comprendidos en límites bien definidos, afectados a protección legal y manejo especial para lograr objetivos de conservación. Esto incluye la protección, preservación y uso sostenido y sustentable.

Los vecinos están reuniendo firmas adosadas a una nota que presentarán al municipio de San Antonio Oeste comentando la problemática y dando como una de las soluciones más viables, mayor prevención y la transformación de esa área en acciones destinadas al ecoturismo. La instalación de foto multas sería una manera de avanzar en el control.

De esta manera con campañas de información y prevención, quienes visitan el lugar podrán saber cuál es la fauna que allí habita, para no perturbar o contaminar, para conocer y admirar la vida silvestre y la flora sin dañarla. Conservar ecosistemas, ambientes y hábitats terrestres y acuáticos que albergan esas especies autóctonas, migratorias, endémicas y las que están en peligro de extinción.

Con las 4×4 hasta el agua

Dentro del ordenamiento territorial hay áreas autorizadas para la utilización de motos pero no se puede circular en vehículos en las dunas ni en las playas. Poco se respetan estas normas y al tratarse de grandes extensiones el personal no da abasto para un control más riguroso.

Ya han sucedido situaciones de gravedad, una camioneta que pasó a centímetros de una mujer que estaba cubierta tirada en la playa o menores a punto de ser atropellados. Más allá de los riesgos para las personas está presente el daño al ambiente.

El área natural protegida fue creada para, entre otras cosas, cuidar especies de aves. Algunas nidifican en la arena, ponen sus huevos en el verano y los vehículos les pasan por encima destruyéndolos. Asimismo el hecho de que pasen los vehículos a motor perjudica la reproducción de esas aves debido al grado de estrés que sufren. Sin importarles nada incluso, avanzan motorizados sobre el inter mareal rocoso, hay muchas lagartijas que viven en las dunas que también se ven afectadas.

La Bahía de San Antonio es elegida por poblaciones de delfines para alimentarse y se puede apreciar gran variedad de fauna marina, hace pocos días en esas aguas, vieron a una persona que la recorría en su moto de agua.

Por todo lo expuesto queda claro que el pedido que hacen los vecinos de esa zona no es solo un capricho, se trata de evitar males mayores tanto para personas como para la fauna del lugar. (fuente El Cordillerano)

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA



Artículo anteriorConcretaron tres jornadas de castración canina en SAE
Artículo siguienteFeriado de carnaval “Las Grutas, cumplió con las expectativas de todos los años”