Artrosis de cadera. Una actualización sobre las opciones terapéuticas actuales.



La artrosis es una enfermedad articular degenerativa que causa daño progresivo del cartílago articular. La cadera es la segunda articulación más frecuentemente afectada, después de la rodilla. Los factores de riesgo pueden ser generales, intrínsecos y extrínsecos:
  • Factores de riesgo generales: edad, sexo y genética. La artrosis de cadera es casi el doble de frecuente en las mujeres que en los hombres.
  • Factores intrínsecos: la falta de “ensamblado” articular (como las displasias) y la laxitud articular, causan desgaste y soporte del peso anormales y por ello aceleran la degeneración articular.
  • Factores extrínsecos: el índice de masa corporal en aumento, gran cantidad de ciertos ejercicios y el trabajo manual pesado.
Casi siempre la causa de la artrosis de cadera es multifactorial.
Signos y síntomas de la artrosis de cadera.
“La artrosis de cadera se considera grave si los síntomas constituyen un impedimento importante para la movilidad y la independencia”. Los pacientes con artrosis de cadera sufren dolor que va en aumento durante meses a años. Refieren dolor en la ingle, al principio intermitente, peor al final del día y relacionado con la actividad (especialmente caminar o subir escaleras). El dolor de reposo y el dolor nocturno pueden ser característicos de todos los estadios de la enfermedad, pero su intensidad aumenta a medida que la misma avanza.
Diagnóstico.
Si un paciente consulta con características típicas de artrosis de cadera, la evaluación clínica es suficiente para descartar otros diagnósticos. La radiografía simple es el método más sencillo y menos costoso de evaluar la artrosis de cadera.
Tratamiento. Opciones terapéuticas.
Al decidir las opciones terapéuticas, es necesario tener en cuenta los factores sociales y psicológicos, como la función, la calidad de vida, la ocupación, el estado de ánimo, las relaciones y las actividades del tiempo libre. Se recomienda una combinación de métodos farmacológicos y no farmacológicos para tratar la artrosis de cadera. El pilar del tratamiento quirúrgico es el reemplazo total de cadera. Dentro de los métodos no farmacológicos tenemos el descenso de peso y la fisioterapia (esta debe incluir el fortalecimiento local y ejercicios aeróbicos generales).Los métodos farmacológicos incluyen diversos analgésicos, entre ellos el paracetamol, los AINE y los opioides se emplean para tratar el dolor. Se deben considerar las inyecciones intrarticulares (corticoides) para el alivio del dolor que no responde a la analgesia oral.
El reemplazo total de cadera sigue siendo una de las operaciones más frecuentes y exitosas del mundo, en la que se reemplazan el hueso y los cartílagos dañados de la articulación por prótesis. Cada decisión es exclusiva y los pacientes deben calcular su propio índice de riesgo-beneficio según la intensidad de los síntomas, su salud general, sus expectativas y la eficacia del tratamiento que reciben.
Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital A. Serra.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


COMPARTIR
Artículo anteriorEn Las Grutas conmemoraron el Día del Bombero Voluntario
Artículo siguienteFinaliza la temporada 2018 de la exportación frutícola en SAE