CONVIVIR CON LA ARTROSIS

0

La artrosis, también llamada osteoartritis, es una enfermedad crónica que afecta las articulaciones en forma progresiva, provocando su deterioro. Esta enfermedad lesiona el cartílago. Este cartílago recubre los extremos óseos y su función es amortiguar los impactos diarios y proporcionar movilidad.

Dicha lesión causa dolor, rigidez y limitación de los movimientos.

El aumento de la expectativa de vida hace que la artrosis sea una de las enfermedades más comunes e incapacitantes de la sociedad actual. La OMS, convalida que la artrosis se está tornando la enfermedad más prevalente del mundo. Como se ve, la edad, es el factor principal de su causa.

Si bien cualquier articulación del cuerpo puede verse afectada, la enfermedad suele comprometer con mayor frecuencia manos, rodillas, cadera, columna lumbar y cervical, llevando a incapacidad física y siendo la causa más común de ausencias laborales.

¿COMO SE QUE TENGO ARTROSIS?

Su médico le hará un interrogatorio, un breve examen físico y completara la consulta solicitándole unos estudios radiográficos (más del 75% de las personas mayores de 75 años tienen evidencias radiológicas de la enfermedad). La localización típica, la edad, la actividad que desarrolla son pistas para llegar al diagnóstico correcto.

“A PESAR DE QUE LA ARTROSIS NO TIENE CURA, EXISTEN TRATAMIENTOS SEGUROS Y CAMBIOS DE HABITOS QUE PERMITEN MANTENER LA ENFERMEDAD BAJO CONTROL, ATENUAR SUS SINTOMAS Y, POR LO TANTO, MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA.”

Mantenerse activo y en un peso saludable, es una de las estrategias clave para atenuar los síntomas de la artrosis. Al prevenir el sobrepeso y la obesidad se evita sobrecargar las articulaciones, en especial las rodillas y caderas.

EJERCICIO FISICO: ¿POR QUE ES IMPORTANTE?

El ejercicio físico aumenta su resistencia y ayuda a fortalecer los músculos, lo cual contribuye a una mayor estabilidad de las articulaciones. Los más aconsejables son los aeróbicos (caminar, gimnasia acuática), de resistencia, de fortalecimiento y de elongación o estiramiento (yoga, Pilates). Es importante que sea personalizado y regular. Los buenos hábitos posturales son recomendables y necesarios. La medicación es una parte importante pero no la única de los tratamientos. Los analgésicos-antiinflamatorios, los regeneradores de cartílagos, la terapia con ácido hialuronico más la rehabilitación se combinan para aumentar su efectividad.

Todos estos consejos, junto con una adecuada adhesión a la terapéutica, pueden ayudar a hacer más lenta la progresión de la enfermedad, disminuir el dolor y mejorar la función de las articulaciones.

SIEMPRE ES NECESARIO CONSULTAR AL MEDICO ANTES DE ENCARAR TRATAMIENTOS ALTERNATIVOS, QUE PUEDEN NO SER SEGUROS.

Dr. Edgar Torres Benítez, traumatólogo, Hospital Aníbal Serra.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA