Editorial: horizonte de sucesos



Nace la hegemonía de JSRN. El apoyo de la sociedad en las urnas es irrefutable. Tras el conteo total, el partido provincial liderado por Alberto Weretilneck se alzó con casi 18 puntos de ventaja y catapultó a la barilochense Arabela Carreras.

El propio gobernador tenía el día viernes 5 de abril, los datos últimos que llegaron de Buenos Aires, de una consultora diferente a las que recurre habitualmente, que le daba un margen de 14 puntos de diferencia. Fue aún mayor.

En esa misma carpeta aparecía un compendio de situaciones que se iban a dar en la contienda electoral y que se cumplieron acabadamente, uno de ellos fue tajante “los representantes de la grieta nacional no les va a resultar favorable en el voto” quiere decir que el ciudadano prefiere el partido provincial para dirigir su jurisdicción, dejando de lado los partidos tradicionales.

Esta lectura la recogió Weretilneck y por eso apostará en ser candidato a senador. Tendrá su boleta verde en la mesa de las PASO.

La lectura local no es disímil a la provincial, en San Antonio fue aún mayor la diferencia, poco más de 23 puntos. El peronismo volvió a su piso histórico tras 11 años de continuos triunfos.

Quizás mantener ese piso era el objetivo, porque antes de las aperturas de las escuelas, algunos, muy pocos referentes del justicialismo del ejido sanantoniense, ya conocían los resultados adversos, pero no mencionaron nada a sus seguidores, ya que temían que la diferencia sea mayor. Lo mismo sucedió a nivel provincial, donde exhibían encuestas irreales.

Un dato: en las mediciones de la semana antes del 7 de abril, aparecen los escenarios de lo que sucedería en una posible elección por los cargos municipales, por ejemplo en San Antonio el FPV asoma tercero, con una pérdida importante del caudal votantes respecto a las provinciales.

Estas encuestas por ejemplo, hicieron que el mismo gobernador empiece una campaña en General Roca, estando a solo cinco puntos abajo del FPV.

La otra apuesta, con esa medida en la mano, apareció la foto este viernes de Adrián Casadei con el mandatario provincial, distendidos, hablando de futuro. Ese futuro son las elecciones municipales.

Con la derrota el día después, Luis Ojeda hizo una lectura equivocada del resultado y siguió cargando con “la grieta”, mientras Noale fue más cauto. Al secretario de gobierno ya le golpearon la puerta de su despacho los militantes, para pedir renovación y depuración.

Además, el ejecutivo debe convocar a elecciones, si es en octubre con las presidenciales, lo debe hacer el 27 de julio, unos veinte días antes de las PASO nacionales, hoy sin colectoras. Macri enterró esa posibilidad eliminando el decreto.

Esta derrota del peronismo local y provincial dejó huérfanos a muchos. Deberán apuntalar doblemente para poder ganar el municipio, dejando de lado escenarios adversos y aliados ocasionales que aún buscan estar bajo esa sombra y que son un lastre para los posibles futuros candidatos.

Funcionarios del gobierno de Ojeda están errando en la manera y en los modos: Emprotur, Defensora del Pueblo, enfrentamiento con la Cámara de Comercio, con los vecinos de Las Grutas, con juntas vecinales, son muchos frentes. Además hay que sumarle a todo esto las próximas convocatorias judiciales, en dos de ellas lo tendrá al intendente como protagonista.

El peronismo aún busca entender que pasó, pero sigue denostando de igual manera como lo hacía antes de las elecciones, sin haber aprendido del saldo negativo.

Posicionarse en “la grieta” como lo siguen haciendo no resulta, no le resultó a Martín Soria, no les va a resultar en lo que viene. La gente si tiene oportunidad de salirse de ella lo hará. Lo demostró el domingo pasado. (Carlos Aguilar @caa174)

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorCiclismo: En semana santa se larga el “Desafío Las Grutas”
Artículo siguienteLa Cámara de Comercio, Industria y Turismo de S.A.O. explica su postura sobre el “Feriazo”