Editorial: Las Grutas no

sao


Mucho se habló esta semana de la situación política interna de JSRN. Mencionan algunos que hay un comendo paralelo entre Alberto Weretilneck y Arabela Carreras. Los estilos diferentes de conducción son lógicos, no son iguales. Tampoco son similares los tiempos en que gobierna Carreras, en un contexto difícil por la emergencia sanitaria cuya cuarentena arrastra a la economía y el contexto que le tocó gobernar a Weretilneck.

El ex gobernador, hasta el momento votó todo lo que le puso en frente el gobierno de Alberto Fernández y la actual mandataria consensuando créditos, como muchas provincias y un agradecimiento sustancial en las redes al actual Presidente de la Nación.

Los partidos provinciales son esencialmente oficialistas del gobierno de turno, solo basta mirar Neuquén.

La crisis económica, que arrastra a todos por igual, se hace sentir en la provincia. El anuncio desdoblado de los aguinaldos se realizó, en el momento inmediato que el ministerio de economía de Guzmán le diera el aprobado a Vaisberg para que anuncie, el último día de junio, salarios y sin fecha el anual complementario.

En esta sintonía, dos días después, Nación le permitió emitir un bono por más de 1500 millones de pesos y renegociar más adelante la deuda impagable en dólares que deberá afrontar en algún momento.

Cabe destacar que, de los 2900 millones, el 10% va a los municipios y por coeficiente de coparticipación, a San Antonio Oeste llegarán unos 9 millones de pesos, con eso cubren aguinaldos anunciados con fecha a término.

Este anuncio temprano del pago de salarios, es parte también de una estrategia política hacia afuera, Casadei sabe que son varios los rivales externos e internos, cada semana se lo hacen sentir. El “abrazo del oso” es una constante en la política.

Esta vez, fue la viralización por las redes, de los supuestos sueldos de funcionarios. Por allí la gente no sabe, que es información pública y que es algo que no se oculta, solo basta con solicitarla por nota, pero lógicamente sea cierto o no, la intención fue otra y lograron su cometido.

A su vez, la declaración por ley de zona de desastre para Bariloche, cayó mal en la zona atlántica y aún peor con las declaraciones de Facundo López, que expresaba en otras palabras, que con el decreto de emergencia que comprendía para esta región, era suficiente.

En este contexto, la oposición y los empresarios no se hicieron esperar al respecto y salieron a los medios a pronunciar su malestar, incluso Luis Noale avanzó en un proyecto para incluir a Las Grutas y Playas Doradas.

Llama la atención el silencio del EMPROTUR y de la legisladora Gemignani, luego que los concejales de JSRN presentaran un proyecto de comunicación, para que tomen en cuenta la declaración de zona de desastre económico, social y turístico.

Tampoco cayó bien al intendente esta especie de “ninguneo” desde provincia, es la segunda vez que sucede, luego de que solo le proyectaran para su gestión, 500 metros de cordón cuneta con financiamiento de Nación.

En esa oportunidad levantó el teléfono y otras obras llegarán. No utilizó esta vez ese método, lo hizo desde la política, con la presentación del proyecto de su bloque de ediles.

Son muchas las aristas a tomar en cuenta por lo acontecido, una de ellas quizás es la crisis de representatividad de instituciones intermedias a nivel local y provincial desde Las Grutas. Otra sería la mirada de la provincia solo hacia la zona cordillerana, naturalmente por lo que representa el flujo de turismo en Bariloche y el dinero que derrama.

Hoy por hoy, Las Grutas no tiene lugar preponderante en la Cámara de Turismo rionegrina. No tiene un lugar en el Ministerio de Turismo provincial. No está sumado a los proyectos de provincia para infraestructura con dinero de Nación, que solo será para la cordillera.

Es hora de que las instituciones intermedias del ejido sanantoniense empiecen a fortalecerse internamente.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anterior“La situación es desesperante”, dicen desde la Cámara de Turismo de Río Negro
Artículo siguienteLos comienzos de San Antonio Oeste y los primeros registros familiares