EL CALZADO EN EL DIABETICO



El calzado adecuado es una parte importante de un programa de tratamiento general para personas con diabetes, incluso para aquellas en las primeras etapas de la enfermedad. Si hay alguna evidencia de neuropatía o falta de sensibilidad, es de vital importancia utilizar el calzado adecuado. Al trabajar con un médico especializado o un podólogo, muchos pacientes pueden prevenir complicaciones diabéticas graves del pie.

Características importantes.

El calzado para personas con diabetes debe cumplir con los siguientes objetivos:

  • Aliviar áreas de presión excesiva. Cualquier área donde haya presión excesiva en el pie puede provocar úlceras en la piel. El calzado debe ayudar a aliviar estas áreas de alta presión y, por lo tanto, reducir la aparición de problemas relacionados.
  • Reducir el impacto. Es conveniente una reducción en la cantidad total de presión vertical o impacto, en la base del pie, además de una reducción del movimiento horizontal del pie dentro del calzado.
  • Acomodar, estabilizar y brindar soporte a deformidades. Se deben realizar adaptaciones para las deformidades resultantes de las condiciones tales como la presencia de Charcot, dedos en martillo y amputaciones. Se deben estabilizar muchas deformidades para aliviar el dolor y evitar lesiones.
  • Limitar el movimiento de articulaciones. Limitar el movimiento de ciertas articulaciones en el pie muchas veces puede disminuir la inflamación, aliviar el dolor y, como resultado, tener un pie más estable y funcional.

La elección del calzado.

Los pacientes que no experimentan pérdida de la sensibilidad pueden elegir ellos mismos su calzado. Sin embargo, los pacientes con neuropatía y/o mala circulación, necesitan que su calzado se ajuste cuidadosamente, sobre todo cuando también hay deformidades.

El zapato no debe quedar ni demasiado apretado ni demasiado suelto.

La parte interna del zapato debe ser 1-2 cm más larga que el pie.

La anchura interna de la punta debe ser la misma que la anchura del pie en las articulaciones metatarsofalángicas y la altura debe dejar suficiente espacio para los dedos.

Se debe comprobar el ajuste estando de pie, preferiblemente al final del día.

Si queda demasiado apretado por las deformidades o si hay signos de carga anómala del pie (como enrojecimiento, callo o ulceración), debe recomendarse un calzado especial.

Se debe recalcar enfáticamente a los pacientes diabéticos del riesgo de caminar descalzos, el  calzado debe usarse dentro y fuera de casa.

Los zapatos recetados pueden utilizarse para prevenir la ulceración plantar en el pie diabético de riesgo.

El momento perfecto del día para comprar zapatos es por la tarde, cuando está cansado y sus pies se han hinchado al caminar. Pruébese ambos zapatos y camine con ellos.

Para asegurar su protección, el calzado debe ser cerrado, sin costura en el interior, con una textura lisa y suave.

El cierre preferiblemente fabricado con velcro.

Deben tener una buena absorción de energía y transpiración, que permita conservar los pies secos al caminar y que aporte mayor soporte al talón.

Siempre use medias, en lo posible de colores claros, ya que si ocurriese una lesión se daría cuenta al ver la media manchada.

La consecuencia más grave, después de la mortalidad asociada, de una úlcera de pie diabético es la amputación. El 85% de ellas van precedidas de una ulcera y cabe recordar que el zapato inadecuado es la causa más importante de ulcera en el pie. A veces debemos sacrificar la estética por la salud, en este caso, de nuestros pies.

Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital A. Serra.

 

 

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA

COMPARTIR
Artículo anteriorEntregaron cajas navideñas a empleados municipales
Artículo siguienteProponen limitar horarios de los Parques de Diversiones