Los adolescentes y el gimnasio: ¿cuándo es el momento de empezar?



Es una pregunta delicada porque los niños hasta los 16-18 años están sufriendo un continuo desarrollo corporal. Es importante que tengamos en cuenta que en el deporte existen actividades propias de cada edad, y por ello en el caso de los niños el ejercicio debe ser diferente del resto. Es cierto que las máquinas y los pesos pueden ser utilizados por muchos de ellos pero no es lo que más les conviene en ese momento, puesto que un exceso de ejercicio y una sobrecarga muscular puede afectar directamente en el desarrollo de los músculos y los huesos.

La palabra niño y actividad física dan como resultado el juego. Esta es la verdadera actividad física que deben de hacer los niños, siempre entrenar o hacer deporte a modo de juego y nunca como un entrenamiento rutinario y metódico. Hasta el final del crecimiento debemos potenciar todos los aspectos motores del niños, cuanta más variedad mejor, y siempre a nivel medio de intensidad. A partir de los 16 años se puede hacer una introducción al trabajo del gimnasio, más que todo para que se empiece a aprender a hacer correctamente los movimientos de musculación y familiarizarse con el medio. Una vez que el crecimiento está terminado es el momento de empezar a hacer pesas.

Algunos consejos.
  • No debemos olvidar que la intensidad debe ser menor que la de los adultos, puesto que simplemente lo que se debe conseguir es una ligera tonificación evitando eso sí, las posturas forzadas que puedan acarrear problemas futuros.
  • Los ejercicios de musculación pueden realizarse, siempre y cuando estén supervisados por una persona calificada que indique lo que se debe hacer en cada momento.

  • Si el adolescente comienza a realizar una actividad deportiva competitiva, el gimnasio es recomendable como complemento. Para el total de la actividad semanal debemos poner mayor hincapié en el juego y en la táctica.
  • Si tiene grandes problemas de sobrepeso, el gimnasio puede ser una buena alternativa para que el niño realice una actividad medida y planificada.
  • Si existe algún problema postural, el gimnasio es una buena alternativa para fortalecer eficientemente la musculatura, siempre y cuando que esta actividad sea planificada por un entendido.
  • Si finalmente ningún tipo de deporte es seleccionado, el gimnasio es la opción como actividad física.

Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital A. Serra.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA

COMPARTIR
Artículo anteriorViolento asalto en San Antonio Oeste: un ex policía y tres delicuentes detenidos
Artículo siguienteMúsicos locales clasificaron a la nueva instancia de Encuentros Culturales Rionegrinos y los Evita