Paralización de la obra de remediación de plomo “aumenta el riesgo para la salud humana”


El pasado  28 de diciembre la empresa Taym suspendió las acciones de obra, hasta lograr –según comunicaron- una solución satisfactoria en relación al reconocimiento y pago de tareas adicionales ejecutadas.

Si bien la empresa comprometió sostener el servicio de mantenimiento para evitar la puesta en suspensión de material contaminado, ésta es una situación que no puede prolongarse en el tiempo. En medio de un proceso de remoción de escorias, con depósitos abiertos y contaminantes expuestos, paralizar la obra pone en riesgo la seguridad pública.

Como comunidad, hemos padecido por decenas de años la exposición a los tóxicos que nos legaron la Geotécnica y el Estado. Un Estado que no vio, que ocultó, que no pudo, que no quiso, que incluso engañó. Por ello, sin intención de definir si en las actuales circunstancias la responsabilidad del conflicto entre Geamin y Taym  la tiene uno o el otro o ambos, exigimos de ese mismo Estado que garantice la continuidad de la obra de remediación hasta lograr el total de los objetivos planteados, y cumpla con su deber de restituir a esta comunidad su derecho a vivir en un ambiente saludable.

La empresa, por otra parte, debe cumplir sus compromisos contractuales, particularmente los relativos a la salud de las personas y la calidad del ambiente. Persistir en la suspensión unilateral de las actividades opera en sentido contrario, porque cada día que pasa es una nueva posibilidad de que un viento intenso, o mayor temperatura, o un riego insuficiente, generen la puesta en suspensión de partículas tóxicas que causen un daño serio e irreversible a las personas y el ambiente, con implicancias judiciales de carácter penal.

No se trata de una obra cualquiera. Se trata de la salud de los miembros de esta comunidad, y en particular, la salud de los niños de esta comunidad. Las responsabilidades son enormes. Tanto el Estado como la empresa deben ponerse a la altura de las circunstancias, cumplir primero con las obligaciones que les son propias, terminar la obra en las condiciones adecuadas, y resolver después, por la vía que entiendan pertinente, eventuales problemas contractuales con la contraparte.

La situación actual de la obra expone a los vecinos a un riesgo inadmisible. Corregir esta situación  y restituir la seguridad es imperativo y urgente. (Comunicado de la Multisectorial por la problemática del plomo)

 

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


COMPARTIR
Artículo anteriorCasadei “La Terminal Pesquera Artesanal hoy es sinónimo de recuperación y esfuerzo cotidiano”
Artículo siguienteUn día como hoy, hace 20 años, nacía la Terminal de Servicios Portuarios Patagonia Norte S.A.