Daños en la médula espinal tras un accidente de tráfico.



Los accidentes de tráfico están a la orden del día en las rutas y ciudades de nuestro país. A pesar de las campañas que se llevan a cabo con el objetivo de disminuir las cifras de accidentabilidad y aunque desde hace algunos años sí que se ha notado una disminución gracias a la concientización, las infracciones se siguen produciendo y las víctimas del volante no cesan. En este caso, cuando hablamos de víctimas no solamente nos referimos a aquellas personas que pierden su vida, también son víctimas de su imprudencia o de la de otro conductor, las personas que tras un accidente de tráfico ven que su vida cambia por completo. Y es que, casi el 20% de las lesiones medulares totales se producen por un accidente de tráfico y muchas de ellas se podrían evitar.

Tipos de lesiones medulares.

Cualquier daño a la médula espinal es una lesión muy compleja que puede afectar al cuerpo de formas diferentes. Dependiendo de la zona en la que haya ocurrido la lesión esta puede ser una paraplejia o parálisis bilateral simétrica de ambas extremidades inferiores. Se trata de una enfermedad permanente y no progresiva en la que hay pérdida de sensibilidad en los miembros paralizados y otros efectos secundarios como pérdida de control de la función intestinal y de la vejiga. La tetraplejia, es una lesión que ocurre en las vértebras cervicales, siendo la más grave de todas, pues quien la sufre pierde el movimiento y control de las cuatro extremidades, es decir el lesionado se encuentra paralizado desde el cuello. Tetraparesia/Hemiparesia, es la parálisis o ausencia parcial de movimiento en las extremidades. La hemiplejia, es la parálisis de la mitad del cuerpo. Esta lesión dificulta la movilidad de la víctima y su desarrollo normal.

Tratamientos para la lesión medular.

La rehabilitación en una lesión medular es fundamental y el tipo de tratamiento dependerá de la lesión y la opinión profesional del médico, en principio la terapia rehabilitadora intentará prevenir que se produzcan deformidades y rigideces articulares, por lo que se recomienda hacer movilizaciones pasivas en forma temprana. Las lesiones medulares pueden conducir al paciente a una dependencia total de terceros. En muchos países, se puede observar la provisión de diversas tecnologías asistenciales que facilitan la movilidad, la comunicación, las actividades domésticas y la auto-asistencia. Desde el punto de vista psicológico, se calcula que alrededor del 25 % de las personas que padecen de lesión medular, sufren de cuadros depresivos complejos lo que, a su vez, repercute drásticamente en su calidad de vida.
Ahora, es claro que, en la actualidad, existen intervenciones eficaces para prevenir los accidentes de tráfico. Mejorar las condiciones de señalización de rutas y caminos, los controles a conductores, y a los mismos vehículos automotores, son algunos métodos eficaces para prevenir secuelas de accidente de tráfico como lo son las lesiones de médula espinal.

Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital a. Serra.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA

COMPARTIR
Artículo anteriorLA TRAGEDIA DEL NAMUNCURÁ: uno de los mayores naufragios que conmovieron a San Antonio
Artículo siguientePiden tres años de prisión para uno de los autores del robo agravado en Las Grutas