Editorial: pos pandemia

mar

¿Cómo es el control de los cheques en el municipio?, es la pregunta que se hacen los ciudadanos locales, al conocer que, en hacienda, los mismos desaparecían e iban a parar a un comerciante sanantoniense.

Los valores llegaban al sujeto sindicado para pagar sus deudas a proveedores, utilizaba los fondos públicos para su negocio privado, por una vinculación familiar con quién operaba la chequera municipal, sería una ex tesorera que fue apartada, por razones que nunca se conocieron, pero parecería había una sospecha previa. Si así era ¿por qué no se actuó antes?.

La fiscal Coy, deberá despejar dudas y llamar a todos los actores (principales y secundarios), para tener conocimiento de la actuación de cada uno, porque ahora la suspicacia les cabe. Todos, significa el pleno de la secretaría de hacienda de ahora y de hace dos años: incluye actuales funcionarios, empleados, contadores, ex empleados y ex funcionarios.

Terminaron siendo casi 30 cheques (por ahora) los que se encontraron, porque una empresa de Neuquén había recibido varios más, con la delación en marcha. Se ve que la exposición mediática o la presentación judicial, no importaron a quienes son señalados como autores del desfalco.

Revisan, desde la municipalidad, chequeras de cuatro años atrás, porque también aparecieron valores de 800 pesos, a nombre de personas que cobraban esa ayuda económica del municipio. Hay que ser muy miserables para utilizar para su peculio, ese exiguo dinero que era una pequeña asistencia a gente necesitada.

Hasta el momento podrían ser una o dos empleadas municipales, sumado a quién recibía, pero también está la duda, si habría otros partícipes y esto termine en una asociación ilícita.

¿Se sabrá algún día? es la segunda pregunta que se hacen los vecinos.

Casadei debió despedir al primero de sus funcionarios, Ánselmo Arenas “renunció” al cargo de secretario de coordinación administrativo de la delegación de Las Grutas (¡vaya título!), mano derecha del delegado Nicolás Carassale. Ambos protagonistas con audios, a uno lo llevó a la destitución y el otro quedó “en capilla”.

Casadei estaría pensando en un enroque, probablemente cambie las funciones y colocar en la villa turística a uno de su confianza. Pero el cambio sería recién antes del verano.

La renuncia de Arenas trajo nuevos cruces, con munición pesada, entre el FDT y JSRN. Los peronistas trataron que el audio sería una acción “casi operativa” del gobierno municipal, y pidieron la investigación judicial.

Mientras que las acusaciones del oficialismo fueron aún más allá, acusó al gobierno anterior de desviar dinero de la venta de terrenos, hasta utilizar los autos oficiales para hacer compras y pasear, entre otras imputaciones.

En ambos casos deberían presentarse a la justicia, por un lado, hacer la denuncia al funcionario renunciante, como los concejales de JSRN el supuesto desvío de fondos por venta de lotes.

Además, antes de hacer sendos partes de prensa pensar, no solo en el momento en que vivimos, sino también el partido gobernante, considerar que tiene entre sus filas, a varios ex funcionarios de la gestión de Luis Ojeda.

Son tiempos de ir preparando la pos cuarentena. El intendente piensa un escenario tan difícil, como el actual. Hoy junta los billetes para llegar a pagar los salarios municipales, pero la incógnita será tras el mes de mayo.

La recaudación es escasa. La ayuda provincial también lo será y la nacional llegará a cuentagotas.

El municipio de San Antonio hace enormes esfuerzos incluso para los módulos alimentarios. El ministro Land, quien ya tenía fecha de retiro, tuvo problemas con mandatarios comunales propios y opositores.

Todo tiene que ver con el panorama económico. Un informe del CEPA señalaba ayer que Río Negro recibió un 19% menos de coparticipación, eso se traslada a los municipios, pero además al ejecutivo local le quitaron el 30% de ese total por juicios perdidos en los últimos 10 años.

El ejido sanantoniense, entre tantas malas, piensa en el verano. La recuperación del turismo para los días cálidos será un impacto importante.

El Emprotur debe comenzar a elaborar estrategias de promoción con eclipse de por medio, mientras el sector debe empezar a proyectar el escenario pos pandemia.

El turismo es la clave para la recuperación, el problema es que serán siete largos meses.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorRío Negro recibirá ocho respiradores desde Nación
Artículo siguienteSe amplían las excepciones de la cuarentena para hijos de padres separados