Hablemos de amputaciones.



La amputación es el procedimiento por medio del cual se extirpa en forma quirúrgica una parte del cuerpo, de un miembro o parte de él a través de uno o más huesos. La amputación puede considerarse como el procedimiento quirúrgico más antiguo, una operación destructiva que puede convertirse en constructiva cuando suprime la incapacidad y la enfermedad y restituye la capacidad, funcionalidad y comodidad de un paciente.

¿Cuáles son las causas?

En la actualidad el número de pacientes amputados en el mundo mantiene un incremento anual debido fundamentalmente al envejecimiento de la población, que presenta por la edad algunos problemas crónicos, como diabetes y enfermedad vascular periférica. Dentro de las amputaciones traumáticas la causa más frecuente de amputación se debe a accidentes de tráfico o laborales, con mayor incidencia en hombres jóvenes o adultos menores de 50 años. Otras causas involucran a tumores y causas congénitas (de nacimiento). La diabetes es la primera causa de amputación de extremidades en el mundo, pero su importancia no va acorde a la percepción que se tiene de ella. Y es que los pacientes diabéticos tienen un 25% más de riesgo de hacer una úlcera en una extremidad inferior (pie diabético) que puede terminar derivando en una amputación. De hecho, un 70% de las amputaciones que se realizan hoy en día se debe a la diabetes, y en estas personas amputadas aumenta el riesgo de mortalidad al cabo de cinco años. La decisión de amputar una extremidad es difícil para la persona y para su médico. Muchas veces, ya se han agotado otras medidas para tratar de salvar la extremidad.

¿Cuáles son las indicaciones?

  • Por lo general, la amputación se recomienda para:
  • Gangrena con o sin infección.
  • Dolor insoportable en reposo (por falta de circulación sanguínea).
  • Úlceras intratables que no se curan.

El objetivo de una amputación es eliminar todo el tejido muerto y a punto de morir o severamente infectado mientras se crea un miembro lo más útil posible para la recuperación y la rehabilitación. También son aliviar el dolor, estimular la curación de las heridas y aumentar la capacidad de una persona para llevar a cabo sus actividades diarias.

La amputación es una operación grande y un gran cambio de vida. También causan un trauma emocional. La amputación no siempre debe verse como un fracaso del tratamiento, sino como un medio de rehabilitación más rápido y confiable para poder regresar a las actividades de la vida diaria.

Dr. Edgar Torres, traumatólogo, Hospital A. Serra.

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA


Artículo anteriorUnidad Ciudadana: Schiavone también quiere ser legisladora por el Frente para la Victoria
Artículo siguienteEditorial: tiempo límite