LUMBALGIA-DOLOR LUMBAR: ¿PUEDO EVITARLO?

0

El dolor lumbar es aquel que se localiza en la región posterior del tronco, entre las ultimas costillas y las crestas iliacas (espalda baja), en presencia o no de dolor irradiado a miembro inferior.

El dolor lumbar es tan frecuente en nuestra sociedad que ha llegado a calificarse de “epidemia”. Constituye la 2da. causa de consulta en atención primaria (después del resfriado común) y se trata de la principal causa de baja laboral, suponiendo una importante carga económica.

En muchos estudios más del 80% de las personas entrevistadas refieren haber padecido al menos un episodio de lumbalgia en su vida.

La lumbalgia puede clasificarse en aguda cuando el dolor lumbar persiste menos de 6 semanas y crónica si persiste por más de 12 semanas.

Aproximadamente el 80 % de las lumbalgias cursan sin complicaciones y mejoran en menos de 4-6 semanas, solo un 10% evolucionan a formas crónicas y un 5% responden a una enfermedad grave.

¿CUALES SON SUS CAUSAS?

*Lumbalgia inespecífica: cuando no podemos atribuir el dolor a una enfermedad conocida y reconocible. Representa más del 95% de los casos que consultan por dolor lumbar.

*Dolor lumbar mecánico:

-distensión o esguince lumbar.

-degeneración discal o articular.

-hernia discal.

-fracturas osteoporoticas.

-estrechez vertebral.

-espondilolistesis.

                * Dolor lumbar no mecánico:

                       -neoplasias (tumores).

                       -infecciones.

                       -enfermedades inflamatorias (como la espondilitis anquilosante, el síndrome de Reiter o la artritis psoriasica).

                        -enfermedades de otros órganos que simulan una lumbalgia (próstata, riñones, vesícula, ulcera estomacal, etc.).

                         -otras: neurosis, causas psicosociales, embarazo, herpes zoster, sobrepeso, etc.

Como se ve, son variadas y multifactoriales.

¿ES NECESARIO UNA PLACA RADIOGRÁFICA?

En la mayoría de los casos no son necesarias, ya que está demostrado que no mejoran los resultados, además de exponer a los pacientes a daños innecesario (exposición a altas radiaciones) y aumentan los costes. La utilidad de la resonancia nuclear magnética (RNM) reside en el diagnóstico diferencial en el caso de existir “signos de alarma”: edad inferior a 20 años o superior a 55, traumatismo de alta energía, dolor constante y progresivo, riesgo de osteoporosis, tratamiento con corticoides prolongado, sospecha de tumores, adicción a drogas, inmunodeprimidos, VIH, deformidad estructural, síntomas neurológicos graves; o para la planificación quirúrgica.

¿CÓMO PUEDO EVITAR O MEJORAR UN DOLOR LUMBAR?

Muchas creencias equivocadas (“es incontrolable”, “es dañino”, “tengo que controlarlo totalmente antes de volver al trabajo”) y conductas desmedidas (miedo, reducción del grado de actividad), como así también problemas laborales y emocionales pueden ser factores de mayor riesgo de cronificacion.

El tratamiento es fundamentalmente conservador(o sea, no quirúrgico) y se basa en la combinación de analgésicos, relajantes musculares, rehabilitación y educación para la prevención de recurrencias.

Infórmese y tranquilícese, la lumbalgia es un proceso benigno mayormente. Se tiene que insistir en el mantenimiento de la actividad siempre que el dolor sea tolerable y recuerde que el reposo en cama no está recomendado ya que retrasa la recuperación, provoca rigidez articular y atrofia muscular. También el ejercicio físico se muestra eficaz para el control de la lumbalgia.

Hoy día también existen terapias alternativas como las diversas modalidades de medicina manual manipulativa (quiropraxia, osteopatía), la acupuntura, etc.

Las unidades de tratamiento del dolor se encargan de dar una respuesta a los dolores crónicos de difícil solución.

RECUERDE, UD. TAMBIEN ES RESPONSABLE DE SU SALUD.

En caso de sufrir lumbalgia, los siguientes consejos lo ayudaran a sobrellevarla y calmar el dolor:

*realizar ejercicios de forma regular y adaptado a la capacidad del individuo.

*evitar el sobrepeso.

*dos tipos de ejercicios pueden ser útiles, ejercicios aeróbicos (natación) y de estiramiento y fortalecimiento muscular. Algunas técnicas como las utilizadas en Pilates o yoga pueden favorecer la musculatura lumbar y prevenir lesiones.

*evitar estar de pie o sentado durante periodos prolongados.

*dormir en una posición cómoda sobre un colchón firme.

*aprender a levantar los objetos correctamente.

Colaboró el Dr. Edgar Torres Benitez

QUÉ TE GENERA ESTA NOTICIA